martes, 15 de julio de 2014

Venden en Texas cinco cazas nazis construidos bajo licencia en España durante la II Guerra Mundial.

Los aeroplanos pertenecen al modelo HA-1112 «Buchon», basado en los Messerschmitt Bf 109 usados por la fuerza aérea de Adolf Hitler.
Uno de los HA-1112 «Buchon» a la venta. Fotografía cedida a ABC por Simon Brown.
PLATINUM FIGHTER SALES
En su día, su diseño los convertía en los aviones de combate más preparados del mundo y en perfectas máquinas de guerra que –bajo las manos de un piloto experimentado- eran casi imposibles de derribar. Sin embargo, en la actualidad han sido derrotados por el polvo y olvido. Los aeroplanos de los que estamos hablando son varios«Hispano Aviación HA-1112 “Buchon”»fabricados durante la Segunda Guerra Mundial en España bajo licencia de la Alemania de Adolf Hitler y cuyo diseño se basa –curiosamente- en el del «Messerschmitt Bf 109» (uno de los mejores cazas construidos por los nazis). Cinco de estos aparatos, en otros tiempos codiciados por todos los ejércitos de la época, son hoy vendidos por desde 600.000 euros en Texas (Estados Unidos).
Un regalo por impagoEstos «Buchones» -como son llamados coloquialmente- han sido puestos a la venta por la compañía «Platinum Fighter Sales» (con sede en California, EE.UU.), la cual se dedica a comercializar reliquias de la aviación a nivel profesional desde hace varios años. En palabras de los responsables, se encuentran en perfecto estado –a pesar de tener casi medio siglo- y la última vez que se alzaron por encima del suelo fue en 1968, año en que fueron utilizados en el rodaje de una de las películas bélicas más destacadas de la época: «La batalla de Inglaterra». Después de este breve paso por el cine, su dueño decidió guardarlos en el fondo de un almacén durante nada menos que 45 años. Así, hasta hace menos de un mes.
Estos cinco aeroplanos –hoy vendidos por un precio que oscila entre los 600.00 y los 750.000 euros- tienen origen español, pues fueron construidos por la compañía Hispano Aviación en Sevilla cuando, tras la Guerra Civil, se pretendía remodelar el Ejército del Aire. Años después, y de forma curiosa, acabaron sirviendo de improvisados extras en la gran pantalla debido a lo poco que eran usados en la Península. «Un Spitfire IX y una docena de “Buchones” se utilizaron para rodar “La Batalla de Inglaterra”, que fue filmada en el Reino Unido y en España en 1968. Entre ellos estaban los aviones que vendemos», afirma, en declaraciones a ABC, Simon Brown, uno de los responsables de «Platinum Fighter Sales».
Venden en Texas cinco cazas nazis construidos bajo licencia en España durante la II Guerra Mundial
Un «Buchon», de los cinco que están a la venta, con las alas desmontadas. PLATINUM FIGHTER SALES
En aquel largometraje, estos HA-1112 hicieron las veces de Messerschmitts Bf 109. Y es que, en la Batalla de Inglaterra eran los nazis los que se daban de bofetadas contra los británicos por el dominio de la isla. Por ello, fue necesario cambiar la pintura de los cazas españoles por la de los alemanes e incluir, como no podía ser de otra forma, los distintivos de la «Luftwaffe» en su cola y fuselaje. «En 1968, el jefe de pilotos para la película era un hombre de Texas llamado "Connie" Edwards. Después de la grabación, los productores no le podían pagar por los servicios prestados, así que él eligió quedarse con los aviones que se habían utilizado en el rodaje en compensación», completa el estadounidense.
Una vez en su poder, el propietario los guardó en un almacén durante casi medio siglo. «Los aviones fueron enviados a Texas en 1969 y fueron almacenados en su rancho, ubicado al oeste de la región. Varios “Buchon” se vendieron desde entonces hasta que quedaron sólo seis. Desde hace varios años hemos trabajado junto a Connie para que, cuando quisiera, los vendiera. Recientemente ha tomado la decisión. Hay más aviones almacenados en su rancho, pero por ahora esto es lo que se está ofreciendo para la venta», determina Brown en declaraciones a ABC antes de señalar que estaría «encantado» de que estos cazas fueron adquiridos por un comprador español.

Los «Buchones» en España.


La historia de estos cinco aeroplanos va irremediablemente unida a la de la aviación española desarrollada tras la Guerra Civil. Corría por entonces el año 1942 en un país (el nuestro) que, a pesar de la escasez de efectivo que sufría, luchaba por renovar su anticuado Ejército del Aire creado a base de los retazos de las aeronaves usadas en la contienda. Por ello, se buscaba desesperadamente un diseño de avión que poder construir en la Península y que sirviera de puntal para edificar las nuevas fuerzas aéreas. Como la bolsa del dinero estaba más bien vacía, la premisa estaba clara: dejarse de experimentos y apostar por un caza curtido en mil batallas.
Por ello, se recurrió al que -por entonces- era el avión de combate por excelencia: el Messerschmitt Bf 109 (inventado por los nazis y del que Adolf Hitler había mandado construir miles a pesar de su longevidad). Conocido por muchos como el mejor caza de la época, España puso los ojos sobre él y se rascó el bolsillo para adquirir su licencia y varias más de otros modelos.
«El Messerschmitt BF 109 realizó su primer vuelo en 1935, estuvo en servicio hasta el final de la guerra (...) y se fabricaron cerca de 33.000 unidades de él. (...) Aunque [a lo largo de la guerra] se hizo evidente la necesidad de un nuevo modelo capaz de combatir a los cazas cada vez más potentes de los países aliados», explica David Porter en su libro «Las armas secretas de Hitler»
Venden en Texas cinco cazas nazis construidos bajo licencia en España durante la II Guerra Mundial
Despiece (alas) de los aviones. La insignia nazi fue añadida en la película «La batalla de Inglaterra». PLATINUM FIGHTER SALES
Tras recibir luz verde de la empresa teutona, se firmaron los acuerdos pertinentes y llegaron a Sevilla las herramientas, las piezas y los operarios necesarios para ayudar en la fabricación de sus primeros aeroplanos a la compañía local encargada de producirlos (la Hispano Aviación). El nombre que se eligió para los primeros modelos elaborados en nuestro país fue el de «Hispano Aviación HA-1109 J-1L (C.4J)». Todo parecía ir sobre ruedas (de avión, eso sí).
Sin embargo, en aquellos años la «Luftwaffe» andaba más preocupada por reabastecer a sus propios aviones de piezas que por andar vendiendo éstas a media Europa. Y no era de extrañar, pues Alemania estaba aguantando por entonces las bofetadas de los aliados en Stalingrado y en la región del Caúcaso (de donde sus fuerzas tuvieron que salir por piernas para evitar ser aniquiladas) y para ello necesitaba a su querida fuerza aérea en plenas condiciones. Así pues –y con un sonoro «nein»-el Führer se negó finalmente a entregar los motores que necesitaban los aeroplanos españoles y dejó al Ejército del Aire con unos cazas preciosos, pero que no podían ni siquiera arrancar.
Malas noticias para la compañía Hispano Aviación que, desesperada, decidió utilizar para sus nuevos aviones de combate un motor conocido por su inseguridad (algo que no debió ser muy efectivo, ya que de los 200 ejemplares previstos sólo se fabricaron 65). Unos años después, en 1954, la suerte se puso del lado español y Gran Bretaña informó de que podía ofrecer al Ejército del Aire varios de sus propulsores Rolls-Royce Merlin 500-45 para equipar a sus cazas.
Venden en Texas cinco cazas nazis construidos bajo licencia en España durante la II Guerra Mundial
Cuatro de los «Hispano Aviación HA-1112 “Buchon”» en el hangar de Texas. PLATINUM FIGHTER SALES
Con éstos, y con las células (estructura básica) de los Messerschmitt, se crearon los nuevos «Hispano Aviación HA-1112 “Buchon”». «A las células de 172 Messerschmitt 109G-2, se les acopló el motor Rolls-Royce Merlin 500-45, resultando un híbrido entre el citado avión y el Spitfire,enemigos mortales de la II Guerra Mundial. El fuselaje hubo de ser rediseñado para dar cabida al nuevo motor, y por su amplio morro fue denominado -Buchón-. Se fabricaron 3 biplazas para entrenamiento. Su actuación militar más importante tuvo lugar entre 1957 y 1958 durante el conflicto de Ifni. Continuaron en servicio hasta 1965» señala, en su página Web, el Ejército del Aire español.

Vía: ABC