viernes, 8 de agosto de 2014

Los restos humanos hallados en un yacimiento de Valdepeñas podrían pertenecer a ladrones o enemigos castigados.

Los restos óseos de dos individuos hallados en el verano de 2010 en el yacimiento íbero del 'Cerro de las Cabezas' de Valdepeñas podrían pertenecer a ladrones o enemigos del poblado que fueron castigados y exhibidos.

Los restos humanos hallados en un yacimiento de Valdepeñas
podrían pertenecer a ladrones o enemigos castigados.
Es la principal hipótesis del estudio encargado por el Ayuntamiento de Valdepeñas a la Universidad Autónoma de Madrid, según ha anunciado en rueda de prensa el teniente alcalde de Cultura, Turismo y Comercio,Manuel López Rodríguez, que ha recordado que los restos fueron hallados cuando se eliminó una rampa que daba acceso a los turistas al yacimiento.

En la presentación de las conclusiones del estudio, López Rodríguez ha señalado que la investigación apunta a que los restos pertenecen a dos hombres de entre 30 y 50 años --a la espera de la datación de las pruebas de carbono 14-- y que tenían una complexión fuerte de piernas y débil de brazos, por lo que podría tratarse de pastores, una hipótesis que también cobra fuera por el desgaste excesivo de la dentadura expuesta a trabajos abrasivos con pieles.

Lo más relevante del estudio es la causa traumática del fallecimiento de los dos individuos, uno de ellos decapitado y otro con un fuerte golpe en la cabeza días antes de su muerte así como un profundo corte en una de sus pierna, ha informado el Ayuntamiento de Valdepeñas en rueda de prensa.

"Se plantea que la hipótesis de la muerte de estos individuos está relacionada con la intención de dar un castigo por pertenecer a otra población con la que estuvieran en guerra o por ser ladones, con la exposición de estos cuerpos en el exterior de la muralla para advertencia de posibles malhechores", ha apuntado López Rodríguez, que también indicó que otra de las hipótesis sería la de un votivo a modo de ofrecimiento, algo habitual también en la comunidades ibéricas.

Durante su intervención, López Rodríguez ha querido destacar el trabajo "humilde y tranquilo" que se ha llevado a cabo desde 2010 y ha subrayado que desde el Consistorio se seguirá trabajando para "conseguir la historia de Valdepeñas y, con ello, hacer historia".

Por su parte, el co-director de Excavación del Yacimiento Íbero del Cerro de las Cabezas, Tomás Torres, se ha referido al "meticuloso" trabajo de excavación realizado para, posteriormente, ser analizado e investigado en la Universidad Autónoma de Madrid por el doctor en Antropología Jesús Herrarín López.

También ha incidido en que no se trata de un enterramiento de la época, sino a una muerte traumática, aunque matizaba que "están en fase de estudio todavía ya que la Universidad Autónoma de Madrid sigue investigando los restos: estamos en la fase de realizar pruebas del carbono 14 para tener una datación más exacta", a lo que ha agregado que "entrar en el mundo de las costumbres y creencias cuando no existen fuentes de cómo funcionaba la sociedad hace que todo lo que digamos sean interpretaciones más o menos acertadas, pero tenemos que ajustarnos a los datos que tenemos".

En cuanto al destino de los restos arqueológicos, López Rodríguez ha señalado que es la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha la que debe decidir si las partes óseas estudiadas vuelven a Valdepeñas o si, por el contrario, serán depositadas en el Museo Provincial de Ciudad Real.