viernes, 29 de agosto de 2014

Neandertales, cronología de una extinción.

La otra especie humana inteligente desapareció de Europa hace unos 40.000 años después de coexistir con los humanos modernos.
Neandertales, la otra especie humana inteligente.
Fuente ilustración: José Emilio Toro (torografic@gmail.com)
La extinción de los neandertales, la "otra" especie humana inteligente, es uno de los misterios científicos que más ha fascinado a los investigadores durante las últimas décadas. ¿Cómo, cuándo y por qué desapareció exactamente esta especie humana tan parecida a la nuestra? ¿Fueron nuestos antepasados, los primeros humanos anatómicamente modernos que llegaron a Europa, los responsables de la extinción de esta antigua especie, que llevaba más de 300.000 años viviendo en el Viejo Continente?

Ahora, un análisis exhaustivo de materiales de 40 yacimientos diferentes, desde Rusia a España, revela que los neandertales desaparecieron de Europa hace unos 40.000 años. Y que la sustitución de Homo nenaderthalensis por nuestra propia especie, Homo sapiens, no fue rápida. El estudio, publicado esta semana en Nature revela, en efecto, un cuadro mucho más complejo de lo que se pensaba, un auténtico "mosaico" biológico y cultural que duró varios miles de años y que, al final, culminó con la desaparición definitiva de los neandertales.

Determinar las relaciones espaciales y temporales entre los hombres de Neandertal y los primeros humanos modernos resulta de la máxima importancia si queremos averiguar las auténticas razones de su desaparición. Hasta ahora la complejidad de la tarea y los medios tecnológicos disponibles habían impedido determinar con exactitud las fechas. Una limitación que en gran parte se debe a que las muestras con cerca de 50.000 años de antigüedad apenas si contienen ya carbono-14, elemento en el que se basan los métodos convencionales de datación.

Pero Tom Higham, de la Universidad de Oxford, y sus colegas, han utilizado nuevas técnicas mejoradas para analizar tanto los fósiles como las herramientas asociadas a los neandertales, incluida una serie de artefactos encontrados en varios yacimientos y que se cree que pudieron ser fabricados por humanos modernos.

Un sistema mejor para eliminar posibles elementos contaminantes de fósiles y artefactos para su datación, así como el aumento de muestras disponibles y la mejora de las curvas de calibración hasta más allá de los 50.000 años para las dataciones por radiocarbono, han sido las mejoras que han hecho posible esta nueva estimación, la más precisa obtenida hasta ahora.

Los resultados ofrecen un cuadro muy preciso de los cambios en el comportamiento de ambas especies humanas entre hace 50.000 y 30.000 años, justo el periodo en que los primeros humanos modernos llegaron a Europa, y sugieren que los neandertales desaparecieron hace entre 41.000 y 39.000 años de todos los yacimientos estudiados entre el Mar Negro y la costa atlántica del continente europeo.

Iberia, el último reducto.

Según los autores, hace 45.000 años Europa era aún esencialmente neandertal, con apenas una pocas bolsas aisladas de humanos modernos repartidas en un puñado de lugares. Por lo que se refiere a la Península ibérica, el último reducto neandertal en el continente, los investigadores han llegado a la conclusión de que no existe ninguna prueba concluyente de su presencia en Iberia después de hace 40.000 años.

Los hallazgos, además, revelan que los neandertales y nuestros antepasados directos (los humanos modernos) se solaparon durante un largo periodo, que oscila entre los 470 y los 5.000 años, según las regiones, lo que equivale, en términos humanos, a una transición que llevó entre 25 y 250 generaciones. Un tiempo más que suficiente para permitir toda clase de intercambios culturales y genéticos.

Sin embargo, Higham no ha estudiado aún en profundidad todas las ramificaciones que sus datos implican. Por ejemplo, los cambios morfológicos hallados en los fósiles pueden ser datados y comparados después con los periodos en los que fue posible un intercambio genético entre ambas especies.

En la actualidad, se piensa que la mayor parte de la transferencia genética entre neandertales y humanos modernos no africanos (conservamos aún un 4% del genoma neandertal) se produjo mucho antes del periodo estudiado, hace entre 77.000 y 114.000 años, y que esa transferencia tuvo lugar fuera del continente europeo. Ahora será posible averiguar si las dos especies se cruzaron también en Europa durante los miles de años en los que compartieron territorio.

Vía: ABC