viernes, 19 de septiembre de 2014

Ricardo III murió en combate por golpes en la cabeza, posiblemente tras perder el casco.

Ricardo III murió en combate por golpes en la cabeza, posiblemente tras perder el casco.
Una investigación de la Universidad de Leicester ha determinado las causas de la muerte del rey inglés Ricardo III: los golpes en el cráneo durante la batalla de Bosworth Field el 22 de agosto 1485. Concretamente, el análisis forense revela que tres de sus heridas tenían el potencial de causar la muerte rápidamente, dos de ellas en el cráneo y una tercera en la pelvis.

Cráneo de Ricardo III / Foto: THE LANCET
Para esta investigación se ha utilizado la tomografía computarizada de todo el cuerpo e imágenes de micro-CT (rayos X en 3D) de los huesos lesionados para analizar los traumatismos que ocurrieron hace más de 500 años. También analizaron las marcas de herramientas que podían adivinarse en los huesos para identificar las armas medievales potencialmente responsables de sus lesiones.

Los resultados, publicados en la revista 'The Lancet' , muestran que el esqueleto de Ricardo III sufrió 11 heridas en o cerca del momento de su muerte. Nueve de ellas estaban en el cráneo. Los científicos señalan que, como se conoce que estas lesiones se produjeron en el campo de batalla, lo más probable es que el monarca hubiera perdido su casco durante la contienda. Las otras dos heridas se han localizado en la zona de la pelvis.

Investigadores de la Escuela de Arqueología e Historia Antigua de Leicester conjeturan que las lesiones fuera de la zona del cráneo, incluyendo la considerada como potencialmente fatal en la pelvis, podrían haber sido infringidas después de la muerte. Esta teoría se sustenta en que, si hubiera estado vivo, llevaría puesto un tipo específico de armadura típico de finales del siglo XV que hubiera evitado tales heridas.