domingo, 12 de octubre de 2014

Hallan el ADN más antiguo que el de los demás humanos.

Hallan el ADN más antiguo que el de los demás humanos.
El ADN mitocondrial de un hombre muerto en el siglo IV antes de Cristo hallado en Sudáfrica es más antiguo que el de los demás humanos. Eso significa que pertenece a un linaje que divergió del primero de los ancestros comunes.

El hallazgo en Sudáfrica de los restos de una persona muerta hace 2.400 años que poseía un ADN mitocondrial más antiguo que el de sus contemporáneos humanos supone un importante hallazgo en la antropología, al representar el vínculo más cercano a los ancestros comunes del Homo sapiens moderno descubierto hasta ahora, según 'New Scientist'. 
  
Todos los humanos contemporáneos tienen el mismo ADN mitocondrial, es decir, el ADN de los orgánulos celulares responsables de la generación de energía para las células. La particularidad de la reproducción de las mitocondrias es que se transfieren solo por línea materna y no generan un nuevo código genético a base de los ADN de ambos parientes, como en el caso del ADN celular. 
  
Entonces, el hecho de poseer un único ADN mitocondrial significa que todos los humanos provienen del mismo grupo de Homo sapiens, el cual que ha sido bastante estable genéticamente. Este tuvo éxito evolutivo para establecer la sucesión de sus genes a través de las generaciones posteriores, las cuales formaron las diferentes etnias de los humanos contemporáneos. En la biología molecular este grupo desconocido se llama colectivamente la 'Eva mitocondrial' y, según varias estimaciones, tendría una antigüedad de entre 100.000 y 200.000 años. 
  
Pero las mitocondrias halladas en los restos del hombre descubierto en Sudáfrica son más antiguas molecularmente que las de los humanos modernos, lo que quiere decir que el linaje al que pertenecía fue uno de los primeros en divergir de los ancestros comunes. Este hombre, supuestamente pescador, es el ser humano más cercano a la cuna genética de la humanidad, la llamada 'Eva mitocondrial', y podría ayudar a definir la región geográfica exacta donde nació la especie humana tal como la conocemos ahora. 

Vía: RT