domingo, 19 de octubre de 2014

¿Nos hizo el cerebelo especiales entre los simios?

¿Nos hizo el cerebelo especiales entre los simios? // GOETON LEE, WIKIMEDIA COMMONS
Un nuevo estudio publicado en Current Biology podría reescribir la historia de los simios y la evolución del cerebro humano.

Mientras que el neocórtex del cerebro ha sido denominado "el mayor logro de la evolución y el sustrato biológico de la destreza mental humana", nuevas comparaciones de tasas evolucionarias muestran que el cerebelo se amplió hasta seis veces más rápido de lo previsto a lo largo de la evolución de los simios, incluidos los humanos.

Los hallazgos sugieren que la inteligencia técnica fue probablemente al menos tan importante como la inteligencia social en la evolución cognitiva humana, dicen los investigadores.

"Nuestros resultados ponen de relieve un papel previamente no apreciado del cerebelo en la evolución del cerebro humano y del mono que tiene el potencial para reorientar el pensamiento de los investigadores acerca de cómo y por qué los cerebros de estas especies se han diferenciado y desviar la atención de un enfoque casi exclusivo sobre el neocortex como la base de nuestra humanidad ", dice Robert Barton, de la Universidad de Durham, en el Reino Unido.

¿Nos hizo el cerebelo especiales entre los simios?
GOETON LEE, WIKIMEDIA COMMONS
El cerebelo se había visto principalmente como una región del cerebro implicada en el control del movimiento, añade Chris Venditti de la Universidad de Reading. Pero la evidencia más reciente ha comenzado a sugerir que el cerebelo tiene una gama más amplia de funciones. El cerebelo también contiene un intrigante gran número de neuronas densamente empaquetadas.

"En los seres humanos, el cerebelo contiene cerca de 70 mil millones de neuronas - cuatro veces más que en el neocórtex," dice Barton. "Nadie sabe realmente para que son todas estas neuronas, pero deben estar haciendo algo importante."

El neocórtex había conseguido la mayor parte de la atención, en parte porque es una gran estructura. Como resultado, en el estudio de la variación en el tamaño de varias regiones del cerebro, el neocórtex parecía mostrar la mayor expansión. Pero gran parte de ese aumento en el tamaño podría ser explicado por el tamaño del animal en su conjunto. Los cachalotes tienen un neocórtex que es proporcionalmente más grande que el de los humanos, por ejemplo.

Mediante el uso de un método comparativo que controló esas diferencias en la forma en que las dos estructuras del cerebro se correlacionan, Barton y Venditti descubrieron un patrón sorprendente: simios y seres humanos parten de una correlación en tamaño entre el cerebelo y el neocortex encontrada en otros primates, debido a una relativamente rápida expansión evolutiva del cerebelo.

Barton y Venditti dicen que el cerebelo parece estar particularmente involucrado en la organización temporal de las secuencias de comportamiento complejo, como los que participan en la fabricación y el uso de herramientas, por ejemplo. Curiosamente, también hay evidencias sobre un papel crítico del cerebelo en el lenguaje.

Aunque queda mucho trabajo por hacer, el nuevo estudio establece el cerebelo como "una nueva frontera para la investigación de las bases neuronales de las habilidades cognitivas avanzadas", dicen los investigadores.