sábado, 29 de noviembre de 2014

El cambio climático no acabó con la Edad del Bronce.

El cambio climático no acabó con la Edad del Bronce // Foto: Lorna Siggins
Los cambios en el clima que los científicos creían que coincidían con el colapso de la población en Europa finales de la Edad de Bronce se produjeron, al menos, dos generaciones después.
Los resultados de un estudio, publicados esta semana en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, muestran que la actividad humana comenzó a disminuir después del 900 a.C. y cayó rápidamente después del 800 d.C., indicando un colapso de la población. Pero los registros climáticos señalan que las condiciones más frías y más húmedas no se produjeron hasta alrededor de dos generaciones más tarde.
Las fluctuaciones en los niveles de la actividad humana a través del tiempo se reflejan en los números de las fechas determinadas por radiocarbono para un periodo determinado. El equipo utilizó nuevas técnicas estadísticas para analizar más de 2000 fechas por radiocarbono , tomadas de cientos de sitios arqueológicos en Irlanda, para determinar las fechas exactas en que se produjo el colapso de la población europea durante la Edad de Bronce.
Nuestra evidencia muestra definitivamente que la disminución de la población en este peiodo no puede haber sido causada por el cambio climático“, sentencia Ian Armit, profesor de Arqueología de la Universidad de Bradford, y autor principal del estudio.Posteriormente, el equipo analizó los registros climáticos del pasado de turberas en Irlanda y comparó los datos arqueológicos con estos registros climáticos. Luego, se comparó la información con la evidencia de cambio climático en el noroeste de Europa entre los años 1.200 y 500 antes de Cristo.

Graeme Swindles, profesor asociado de Sistema de las Dinámicas de la Tierra de la Universidad de Leeds, añade: “Hemos encontrado pruebas claras de un cambio rápido en el clima a condiciones mucho más húmedas, que hemos sido capaces de identificar con precisión en el 750 a.C utilizando métodos estadísticos“.
Según el profesor Armit, es más probable que sea el estrés social y económico la causa de la caída repentina y generalizada de los números. Las comunidades productoras de bronce necesitaban realizar grandes distancias para obentener el cobre y el estaño y el control de estas redes permitió el crecimiento de las sociedades complejas y jerárquicas dominadas por una élite guerrera.
Cuando llegó la producción de hierro, estas redes se derrumbaron, lo que llevó a un conflicto generalizado y el colapso social. Puede ser que estas condiciones sociales inestables, más que el cambio climático, llevaran al colapso de la población a finales de la Edad del Bronce.
Según Katharina Becker, profesor del Departamento de Arqueología de la UCC (University College Cork), la última edad de bronce se ve generalmente como una época de abundancia, en contraste con una empobrecida temprana Edad de Hierro. “Nuestros resultados muestran que el rico registro de artefactos de la Edad de Bronce no proporciona una imagen completa y que la crisis comenzó antes de lo que se pensaba anteriormente”, dice esta experta.
“A pesar de que el cambio climático no fue directamente responsable del colapso es probable que las malas condiciones climáticas habrían afectado a la agricultura“, añade el profesor Armit. “Esto habría sido particularmente difícil para las comunidades vulnerables, evitando la recuperación de la población durante varios siglos”, señala.
“A menudo, al examinar el pasado, nos inclinamos a vincular la evidencia del cambio climático con la evidencia de cambio de la población. En realidad, si se tienen datos de alta calidad y se aplican las técnicas analíticas modernas, se obtiene una imagen mucho más clara y se empieza a ver la complejidad real de las relaciones humano/medio ambiente en el pasado”.