miércoles, 14 de enero de 2015

Hallan unos baños nazaríes bajo la fortificación de Salobreña.

Nuevos descubrimientos de gran valor ponen en jaque el proyecto de rehabilitación de la fortificación de Salobreña.

El delegado de Turismo visitó ayer las obras, enmarcadas en la ITS de la Costa Tropical.
El castillo de Salobreña jugó un papel crucial en la toma del Reino de Granada. Sus murallas fueron testigos de múltiples batallas, pero aún ahora se enfrenta a una nueva adversidad: buscar financiación que permita poner en valor y concluir el acondicionamiento de nuevos restos arqueológicos descubiertos recientemente.

Y es que los trabajos de rehabilitación que se realizan desde hace meses en la fortaleza de la localidad costera (después de numerosas vicisitudes hasta arrancar las obras) han puesto al descubierto nuevos elementos de indudable valor: Bajo el patio de armas han aflorado unos baños árabes, que sólo se pueden explicar -según los expertos- como parte de una residencia real. De manera paralela a la importancia del descubrimiento, surge el problema de que el proyecto original ahora resulta económicamente insuficiente para concluir las labores previstas.

El delegado de Turismo, Manuel Morales, visitó ayer la obra para constatar la trascendencia de estos hallazgos y mostrar la colaboración de la Junta de Andalucía para que estos restos se puedan museizar y ser visitados por los turistas. Morales, que estuvo acompañado por el alcalde de la Villa, Gonzalo Fernández, y el presidente de la Iniciativa de Turismo Sostenible de la Costa Tropical, Rafael Lamelas, destacó que "las obras van a muy buen ritmo, pero por el hallazgo de estos restos, que demuestran que jugó un papel muy importante como prisión real en época árabe, se van a alargar más de lo previsto".

Si bien la rehabilitación del Castillo, incluida en la primera adenda de la ITS, estaba previsto que finalizara en marzo, el delegado se mostró confiado en poder prolongar el plazo administrativo que, en principio, por la propia naturaleza de la subvención no podría demorarse, al objeto de concluir esas obras, consolidar esos restos y ponerlos en valor para el disfrute del público en general. El delegado se ofreció para negociar con la Consejería de Cultura para buscar nuevos fondos, "pues estos trabajos requieren una inversión adicional que excede del millón de euros inicialmente previsto en la ITS". 

"Siendo una inversión muy ambiciosa, no estaba previsto intervenir en estos nuevos restos, que necesitan ser protegidos y precisan de más dinero público, por lo que para que esta riqueza sea visitable va a requerir de nuevas inversiones", añadió Morales. 

La primera fase contemplaba retirar un acopio de tierra y unas obras de acondicionamiento que se realizaron en los años 60 y 70, que anularon los elementos de siglos atrás, cuando en la época de los Reyes Católicos servía como baluarte defensivo de la Costa granadina. El resultado ayudaría a comprender el papel que ejercicio el Castillo. 

El delegado abogó por que estos trabajos pudieran contemplarse en una segunda fase y culminar así toda la rehabilitación. "Estos restos necesitan convertirse en un producto turístico para que las personas que vayan a Salobreña los visiten como parte de un recorrido que deberá ser explicado y comprendido". 

Por su parte, el alcalde de Salobreña, Gonzalo Fernández, instó al Ministerio de Fomento para que las obras se puedan ejecutar con cargo al 1% cultural destinado a programa de rehabilitación de la A7: "Esperemos que después de estar el proyecto bloqueado durante más de 3 años, podamos obtener financiación para poner en valor estos baños árabes que por importancia y tamaño son similares a los de la alcazaba de la Alhambra y creo que no son sólo patrimonio de Salobreña sino de la provincia, por lo que deben implicarse también otras administraciones". Por último, Rafael Lamelas destacó que "el proyecto es uno de los más emblemáticos de la Iniciativa de Turismo Sostenible de la Costa Tropical" y que este tipo de reclamos podrían contribuir "a romper la concentración turística de julio y agosto, para que haya turismo en invierno y los hoteles no tengan que cerrar".