domingo, 18 de enero de 2015

Las increíbles fotos de los naga, las tribus tradicionales asentadas en Myanmar.

Las increíbles fotos de los naga, las tribus tradicionales asentadas en Myanmar.
Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS

En la montañosa frontera entre Myanmar y la India se asientan los naga, una serie de tribus tradicionales que poco han variado su estilo de vida en las últimas décadas. De hecho una de ellas es conservar las cabezas de los animales que cazan y colgarlas en las puertas de sus casas. Se estima que la población naga en Myanmar es de unas 120.000 personas, que se alimentan fundamentalmente de la agricultura y la caza.


Es cierto que los jóvenes están cambiando algunas de las costumbres tradicionales y por ejemplo ahora usan pantalones en lugar de los habituales taparrabos, aunque aún hay muchas comunidades que permanecen aisladas e inaccesibles por carretera.


Un hombre sale de una casa decorada con calaveras de animales en el pueblo de Yansi. Todas las viviendas tienen los trofeos de caza conseguidos durante las expediciones. Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS

Un hombre naga lleva un pez en sus dientes después de haberlo cazado en un arroyo entre Donhe y Lahe. Tradicionalmente, los naga han atrapado a los peces con redes o con hojas venenosas, pero últimamente muchos usan la dinamita. Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS

Varios niños juegan entre las casas en la aldea de Yansi, en Donhe. Es la zona controlada por los naga en Myanmar. Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS

Un hombre que dice que tiene 100 años lleva un sombrero adornado con colmillos de jabalí en Donhe. Suelen llevar partes de animales como colmillos y dientes de tigre, aunque actualmente es menos común que antes, por ejemplo los jóvenes solo los llevan en festivales. Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS

Los cazadores comienzan su expedición a la caza de ciervos y jabalíes para la comida del día de Navidad en la aldea de Yansi. Los grupos de caza suelen ser de entre 3 y 10 personas. Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS

Un hombre naga se envuelve a sí mismo y a un bebé en la manta para mantener el calor en la madrugada en el pueblo de Donhe. Las temperaturas suelen alcanzar los 3 grados por la noche y los 10 durante el día. Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS

Los hombres naga se calientan con una hoguera después de haber estado recogiendo peces en un arroyo helado cerca de su campamento base. Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS

Los naga caminan por un arroyo durante una expedición de caza en Myanmar. Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS

Los naga preparan la cena en un campamento que han creado en su expedición de caza. La comida tradicional se caracteriza por hojas de amapola de opio, así como la mostaza como potenciador de sabor. Un hombre sujeta un walkie, pero no hay recepción de teléfono en esta zona. Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS

Los hombres fuman el opio en unas pipas tradicionales hechas con bambú en el campamento durante una expedición de caza. Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS

Naw Ka Kay llora junto al cadáver de su padre Con Par que murió en la aldea de Yansi. Supuestamente falleció a los 101 años, pero no hay registros de nacimiento. Su edad se inscribe en la cruz, que va junto al ataúd tradicional hecho de corteza de árbol. Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS

Un niño se envuelve en un 'longyi' para protegerse del frío en Yansi. Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS

Los naga preparan opio para poder fumarselo durante una expedición de caza. Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS

Los naga se sientan alrededor de una fogata a la espera de que los cazadores vuelvan con sus presas al campamento. Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS

Una mujer naga teje usando el sistema tradicional en Yansi. Foto de Soe Zeya Tun / REUTERS


Vía: REUTERS