viernes, 17 de abril de 2015

Una esfera de dos metros coronaba la pirámide de Keops

Un arquitecto elaborado una tesis doctoral en la que explica las formas de una de las maravillas de la antigüedad

Imagen de la pirámide de Keops y la esfinge
Las investigaciones del arquitecto catalán Miquel Pérez-Sánchez durante más de diez años han permitido reconstruir por ordenador con gran exactitud la pirámide de Keops y determinar que estaba coronada por una esfera de más de 2 metros.

Pérez Sánchez, que ha presentado hoy la publicación del libro que recoge su tesis doctoral, ha explicado en la presentación que "del análisis de la pirámide se deduce que era una especie de enciclopedia del saber de su tiempo".

La Gran Pirámide, la edificación más importante del Reino Antiguo, fue construida durante el reinado de Khufu (2.550 a.C. a 2.527 a.C.), segundo faraón de la IV Dinastía, a quien Herodoto llamó Keops.

Fue la primera de las 7 Maravillas del Mundo Antiguo y la única que ha permanecido en pie, y en la actualidad se encuentra desprovista de su recubrimiento original de bloques de piedra caliza blanca y su cima ha perdido 9 metros de altura, por lo que hasta ahora no se conocía su forma exacta, asegura Pérez-Sánchez.

La esfera que coronaba la pirámide, según la propuesta de Pérez-Sánchez, simbolizaba el Ojo de Horus y tenía por diámetro 2,718 codos reales (2,7 metros), la medida del número e.

Añade que esta esfera de coronación estaba, a la vez, proporcionada con el Sol y con Sirio, la estrella más brillante del cielo, que estaba asociada a Isis.

Las investigaciones del arquitecto, que ha contado con el apoyo de un equipo pluridisciplinar, han permitido dibujar el monumento por ordenador con una exactitud de 4 decimales, lo que representa "100 veces superior a la precisión habitual en arquitectura".

El dibujo tridimensional de la Gran Pirámide ha permitido descubrir sus medidas originales, analizarla y entender el significado histórico del monumento.

Pérez-Sánchez ha explicado que, además de la esfera de coronación, hoy desaparecida, esta reconstrucción ha posibilitado conocer "el ángulo de inclinación, de 51,84º; la plataforma de apoyo de la esfera, de perímetro pi (µ) codos reales; y la altura del vértice piramidal, de 277.778 codos reales, igual al cociente de dividir 1.000.000 entre 3.600".

A su juicio, el descubrimiento de la forma y medidas originales de la Gran Pirámide, y su reconstrucción y análisis, ha revelado "una arquitectura hecha de pura filigrana matemática y geométrica, geodésica y astronómica".

La superficie original de la pirámide, "hoy en estado ruinoso", era 100.000 veces el número pi (µ), por lo que se avanzan en unos 3.000 años al conocimiento de µ.

Los egipcios que idearon Keops tenían "conocimientos científicos insospechados, entre los que cabe destacar el uso del Teorema de Pitágoras dos milenios antes del sabio de Samos, una precisión en la definición del número pi con 6 decimales que se adelantó en 3 milenios, así como el conocimiento del número e y de las medidas de la Tierra, del Sol y de Sirio que se anticiparon en más de 4 milenios".

La dependencia geodésica de la Gran Pirámide ha sido confirmada por relaciones de escala basadas en el sistema sexagesimal: El meridiano terrestre puede obtenerse como 43.200 veces el perímetro del zócalo en contacto con la tierra; el radio polar, como 43.200 veces la altura total del monumento, y el perímetro medio de la Tierra, como 21.600 veces el perímetro total del zócalo".

A partir de los datos astronómicos aportados por Plutarco, han permitido situar el monumento en su contexto histórico: "En la Gran Pirámide, el faraón Khufu, al tiempo que construyó su tumba, edificó un cenotafio conmemorativo del Milenario del Diluvio en homenaje a sus antepasados muertos".

Este hecho explica la causa de que Snefru, el padre de Khufu, construyera durante su reinado tres pirámides en busca de la pirámide perfecta: "Tenía una cita con la historia y este hecho explica el esfuerzo de los arquitectos de Khufu para incluir dentro de la Gran Pirámide los conocimientos del pasado".

El arquitecto apunta asimismo en su estudio que "la gran esfinge no es coetánea de las pirámides que la rodean, sino que sería de una civilización anterior que la esculpió con forma de león en el octavo milenio a.C.".

Vía: EFE / La Opinión

2 comentarios :

Luis Castaño dijo...

Buenos días:

Imagino que en la presentación de su libro el Sr. Pérez-Sánchez expondrá los planteamientos de su Tesis sobre la Gran Pirámide donde afirma que estaba coronada por una esfera. El problema es que su estudio no demuestra que la Gran Pirámide estuviera coronada por una esfera sino que propone que estaba coronada por una esfera pero esta propuesta es errónea.

Me bastaría con una sola frase de su web ("El Codo Real (CR), de 52'36 cm, fue su principal unidad de medida") para desmontar toda su Tesis pero desafortunadamente el Sr. Pérez-Sánchez no accedió a mi oferta de un debate público sobre su propuesta.

Si visitan ustedes la página del Sr. Pérez Sánchez (http://antiguoegiptoxxi.com) en el apartado “Características conocidas” verán que su propuesta parte de esa medida de 52'36 cm que él cree ser el Codo Real. Como al partir de esa medida no le cuadran las cuentas supone esa esfera para que le cuadren. Esto pueden verlo en el apartado “Reconstrucción informática”.

La cuestión es que no hay únicamente una medida sino todo un sistema de medidas completo: el Sistema de Medidas Antiguo. Y siguiendo los textos antiguos en ese sistema de medidas el Codo Real no mide 7 Palmas (52'5 cm) sino 8 Palmas (60'0 cm) o 32 Dedos (57'6 cm).

Si desean más información sobre mi investigación pueden leer los 29 artículos de que consta a día de hoy en www.academia.edu. Les aconsejo que empiecen mejor por el último (el número 29) donde
se explica el planteamiento general y el recorrido histórico con
bastante claridad. Un cordial saludo.
Luis Castaño. Licenciado en Filología.
Investigador en Metrología Histórica.

Carlos Martínez dijo...

Gracias por su valiosa aportación. Hace mucho que leí sobre lo que propone este señor y los grandes sesgos de su propuesta. Qué lástima que mucha gente se deja llevar por encabezados sensasionalistas y cree todo antes de investigar críticamente por su cuenta.