jueves, 28 de mayo de 2015

Asesinato en Atapuerca: el lado oscuro de la moneda humana

Hallan en la Sima de los Huesos las evidencias de un asesinato

El cráneo hallado en la Sima de los Huesos que ha destapado el
crimen más antiguo de la Historia. Javier Trueba
Uno de los argumentos utilizados por Darwin y sus seguidores a favor de la evolución y en contra del creacionismo es la existencia del dolor y del mal en el mundo. ¿Cómo explicar, si todo obedece a un plan divino, tanta sangre como hay en la naturaleza? ¿Y tanta crueldad, si se puede llamar así, como vemos en los insectos que ponen sus huevos para que crezcan en los cuerpos de otros, o en los parásitos o en los animales venosos? Está por escribir una historia natural de la maldad en el reino animal.

Por supuesto que los depredadores matan a sus presas para comérselas, pero también se producen agresiones dentro de la misma especie. En los animales sociales cada grupo ocupa un territorio, que tiene que defender y que procura ampliar a costa de los vecinos, como ocurre entre los chimpancés. Y dentro del grupo hay lucha incesante por la jerarquía, a veces sangrienta.

Los humanos somos, desde el origen, sociales, muy sociales, así que la agresión entre congéneres se ha dado siempre, como también la cooperación con los otros miembros del grupo, claro está. Se trata de dos caras de la misma moneda, la moneda humana. Atapuerca, con su fabuloso registro fósil de la evolución humana nos muestra esas dos caras. Ahora es noticia la más oscura. Un cráneo que presenta dos impactos producidos en la frente por un objeto duro que le causó la muerte sugiere que se produjo un crimen. Y para más señas, seguramente el asesino era diestro.

Vía: El Mundo / Juan Luis Arsuaga