lunes, 1 de junio de 2015

Cantabria durante la II República. Sus problemas: minería y enseñanza.

El escudo de la Segunda República Española situado en la antigua
Plaza del Ayuntamiento de Santander. Wikipedia
Artículo de Javier Pérez Cobo
Parece mentira que unos  lugares tan bonitos como Cantabria y Asturias  sufrieran una guerra tan dura y desalmada como la guerra civil.

El 12 de Abril en España se celebraron unas elecciones municipales que probablemente fueron las más importantes del Siglo XX español, en estas ganaron las candidaturas republicanas y el 14 de Abril Alfonso XIII marcho al exilio, proclamándose la segunda república.

En la costa cantábrica aunque parezca extraño ya que tendemos a pensar que son más conservadores y tradicionales hubo un gran  arropamiento a las candidaturas republicanas, ya que por ejemplo, en los núcleos urbanos más importantes como Santander, ganaron dichas candidaturas.

Mientras en el ámbito rural este triunfo no fue tan abrumador ya que como ejemplo en San Vicente de la Barquera se mantuvo el orden anterior a las elecciones del  14 de Abril saliendo 15 candidatos monárquicos. Menos abrumador fue en Santillana donde hubo gran diversidad entre concejales afines al sistema maurista, republicanos y conservadores.

Ya establecida la Segunda República, comenzaron a aflorar los problemas, más concretamente económicos y sociales, debido en gran medida a la crisis de 1929, la cual afectó a todos los países del mundo y España no era la excepción. El gran problema en estas zonas, era el paro de la minería , de hecho se cerraron minas como las de Udias, que a su vez provocó que casi colapsara económicamente el ayuntamiento de dicho lugar.

Para paliar esta situación, los ayuntamientos pidieron subvenciones al estado para crear obras públicas y a su vez crear empleo entre los habitantes de la zona. Pero esto no palio esta grave situación social, de hecho se agravó, hasta tal punto que se asesinó a un izquierdista de Udias, este fue asesinado por otro vecino, por otra parte hubo un intento de asesinato contra el alcalde republicano Ángel Díaz Pérez al cual le pusieron una bomba en su balcón, pero este por suerte no fue asesinado.

En cuanto a la cuestión de la enseñanza que hasta la proclamación de la república era en su mayoría religiosa, esto afecto a la totalidad del territorio republicano ya que prácticamente toda la enseñanza estaba controlada por la Iglesia.

La proclamación de la República incomodaba a la Iglesia, tal es así que el Cardenal Segura unas semanas más tarde de la instauración de la República realizó unas declaraciones y fue expulsado de España.

El estado comenzó a crear una serie de escuelas como hizo en Comillas, las cuales eran publicas y aseguraban una mínima escolarización. El problema del analfabetismo en Cantabria no era tan grave como en otros lugares ya que cierta gente de dinero, los indianos, habían extendido la escolarización a lo largo de la región (tal es así que Cantabria era una de las provincias con menor tasa de analfabetismo).

A pesar de todos los avances que se hicieron hubo gran cantidad de manifestaciones por parte de la derecha, grandes manifestaciones y huelgas por parte de sindicatos obreros y trabajadores, todo esto no redujo la conflictividad social en los años en los que estuvo en vigor la República.