jueves, 17 de septiembre de 2015

Descubren dieciséis pirámides desconocidas en un antiguo cementerio kushita de Sudán

Las pirámides estaban encima de unas antiguas tumbas de un cementerio kushita cercano a la antigua ciudad de Gematón, en Sudán

Una de las dieciséis pirámides descubiertas en un antiguo cementerio kushita de Sudán

Antrophistoria - Desde 1998, los arqueólogos han documentado en Sudán hasta dieciséis bases de pirámides, que eran totalmente desconocidas. Estaban situadas encima de unas antiguas tumbas de un gran cementerio kushita, ubicado cerca de la antigua ciudad de Gematón, en Sudán.

La mayor de todas las pirámides medía algo más de diez metros y medio por cada uno de sus lados y habría contado con unos 13 metros de altura.

Otra de las dieciséis pirámides descubiertasen el cementerio kushita de Gematón
“Hasta ahora, hemos excavado seis [pirámides] hechas de piedra y 10 construidas en ladrillos de barro”, explica Derek Welsby, del Museo Británico, a la web Live Science. Otras tumbas del cementerio, que cuenta con unos dos mil años de antigüedad, se encontraban cubiertas con mastabas, que eran unas edificaciones funerarias con forma troncopiramidal y con base rectangular, o con túmulos de piedras.

Desafortunadamente, la mayoría de las tumbas del sitio arqueológico han sido saqueadas. Sin embargo, en una de ellas se ha encontrado una mesa de ofrendas real de bronce, que contiene una escena grabada que muestra a un príncipe o sacerdote ofreciendo incienso y libaciones al dios Osiris, el gobernante del inframundo. Detrás de Osiris se halla la diosa Isis, que también se muestra haciendo libaciones para Osiris.

Mesa de libaciones en la que se representa a los dioses Osiris e Isis
Osiris e Isis son dioses originarios del antiguo Egipto, pero también fueron venerados en el antiguo reino de Kush.

La ciudad de Gematón fue finalmente abandonada cuando las viejas rutas comerciales que por allí pasaban cambiaron de trayectoria, se comerció menos con grandes entidades como el Imperio romano, y la economía kushita se deterioró.

Vía| Live Science
Imagen| Live Science