lunes, 19 de octubre de 2015

Encuentran los restos de una mujer y ocho perros sacrificados en la Edad del Hierro en Dinamarca

El descubrimiento se ha producido en una ciénaga cercana a un yacimiento de una antigua aldea de la Edad del Hierro

Uno de los perros sacrificados (Moesgaard Museum)

Antrophistoria - La práctica de sacrificios rituales en Europa tiene una larga historia, aunque fue especialmente importante durante la Edad del Hierro. No obstante, durante mucho tiempo, este ha sido un tema muy controvertido, ya que no se sabe a ciencia cierta con qué frecuencia se practicaban, por qué razones ni qué se sacrificaba exactamente.

Sin embargo, en los últimos años se ha empezado a dibujar un boceto de lo que pudo haber ocurrido en estos actos sacrificiales.

En este sentido, los arqueólogos del Museo Moesgaard han descubierto los restos óseos de una mujer de unos 20 años de edad junto a los esqueletos de ocho perros atados a postes. El hallazgo se ha producido en varias ciénagas localizadas cerca del yacimiento de una antigua aldea de la Edad del Hierro situada al norte de Copenhague.

Según se ha podido estudiar arqueológicamente, la aldea contaba con casas con pisos altos, un camino pavimentado, una zona de enterramiento y los restos de la ciénaga. Pero ¿de qué se trata?

Los investigadores creen, por los datos obtenidos hasta el momento, que las personas y los animales que se han encontrado fueron víctimas de sacrificios para los dioses. Además piensan que fueron colocados en unos hoyos excavados anteriormente en unas turbas.

De hecho, en otro pantano más al este de la zona en cuestión, desde el año 1800, se están descubriendo restos arqueológicos únicos. Se han localizado, a parte de los fragmentos óseos de humanos y de 13 perros, todo tipo de espadas, lanzas, escudos e incluso un falo.

Según las declaraciones de Per Mandrup, el director de las excavaciones del sitio arqueológico ubicado en Skødstrup, un barrio situado al noreste de Aarhus en Dinamarca, se han hallado evidencias de toda la gama social de la gente de la Edad de Hierro que habitó esta zona. Se ha localizado un poblado bien estructurado, una zona cercana de enterramientos y los sacrificios en los pantanos. Los restos nos dan una visión única de cómo pudo ser la vida en la Edad del Hierro de esta zona.

El nuevo hallazgo, según Per Mandrup, ha superado todas las expectativas. “El descubrimiento de un esqueleto humano es la guinda del pastel”, ya que “nos acerca a las costumbres sacrificiales de la Edad del Hierro”.

Este hallazgo nos ayuda a desvelar, con más datos, el hecho de los sacrificios en Europa durante la Edad del Hierro.

Imagen| Blasting News