sábado, 31 de octubre de 2015

La historia de una vía de ferrocarril fuera de lo común

La vía se trazó aprovechando un antiguo paso creado por el mítico Julio César

Fachada de la Estación Internacional de Canfranc
Canfranc es municipio español situado en la provincia de Huesca, Aragón. Posee una Estación Internacional de Ferrocarril rodeada de majestuosas cimas y profundos barrancos.

Dicho enclave, que se denomina como el municipio donde se encuentra, Canfranc, durante la Segunda Guerra Mundial sirvió como cuartel general de espías de la Resistencia francesa, judíos perseguidos por las SS, y toneladas de oro robado por los nazis, procedente de los países ocupados y de los cautivos destinados en los campos de concentración. El preciado metal llegaba en forma de lingotes fundidos para, supuestamente, ser embarcado rumbo a Sudamérica, para acabar en manos de exiliados nazis.

Curiosamente, la vía se trazó aprovechando un antiguo paso creado por el mítico Julio César para unir las Galias con Hispania.

Actualmente, es un lugar turístico que recibe visitas guiadas. Sus exuberantes muros, todavía, ocultan viejas historias que el viento y el paso del tiempo no han logrado borrar.

Vía|  Canfranc
Imagen|  Wikipedia