martes, 13 de octubre de 2015

Los neandertales ocuparon al menos tres lugares en el valle del Eresma

Los resultados de la tercera campaña de excavaciones en el Abrigo del Molino confirman que ese yacimiento estaba ocupado durante la etapa final de la especie en la Península Ibérica

Varias arqueólogas, excavando este verano en el yacimiento del Abrigo del Molino / Elena Peña

Grupos neandertales ocuparon, al menos, tres localizaciones en el valle del Eresma, todas ellas aguas abajo del santuario de la Virgen de la Fuencisla. Así lo ha revelado a esta Redacción David Álvarez, uno de los codirectores de las excavaciones en el Abrigo del Molino.

El descubrimiento de este yacimiento, en abril de 2012, con indicios de presencia neandertal, propició la realización de excavaciones, a partir del verano de 2013, que han permitido confirmar las suposiciones de los arqueólogos.

Las investigaciones en ese pequeño abrigo situado junto al ‘Camino Natural del Eresma’ se han convertido en el punto de partida para un estudio mucho más complejo, el de las primeras ocupaciones en el entorno de Segovia. “Queremos hacer un estudio amplio —señala Álvarez—, no nos centramos únicamente en el Abrigo del Molino, sino que también investigamos más lugares; trabajamos con un marco geográfico amplio y una secuencia cronológica también amplia, de unos 20.000 años”.

La campaña de 2015 se ha divido en dos fases. Una de prospecciones, en busca de nuevas localizaciones con presencia de grupos neandertales, y otra de excavaciones.

Las prospecciones acabaron con éxito. “Ahora sabemos de la existencia de al menos tres sitios con presencia de grupos neandertales”, asegura Álvarez. El primero, el propio Abrigo del Molino, con tres niveles de ocupación diferentes, de entre 60.000 y 40.000 años. El segundo, la parte superior al Abrigo del Molino, su ‘visera’. Sobre esta localización, Álvarez asegura que “es independiente al Abrigo del Molino”, si bien todavía no se sabe si tiene la misma cronología. “Estamos a la espera de dataciones”, agrega. Por último, los arqueólogos han hallado un tercer yacimiento, no lejos de los dos anteriores, del que prefieren no divulgar su ubicación, pues todavía no está protegido.

Con respecto a la campaña de excavaciones —la tercera—, se ha intervenido simultáneamente en el Abrigo del Molino y su visera. Como resumen a los trabajos realizados, Álvarez subraya que “en la etapa final de la presencia de los neandertales en la Península Ibérica, el Abrigo del Molino estaba ocupado”.

Por otra parte, los investigadores solicitaron permiso para excavar en la cueva de La Tarascona, cuyo material estudió José Pérez de Barradas en los años 30 del pasado siglo. “Allí —señala Álvarez— íbamos buscando restos paleolíticos, pero no los hemos encontrado”. Eso sí, los sondeos realizados han descubierto numerosos restos de cerámica campaniforme, confirmando de esa forma la ocupación de la cavidad durante la Edad del Bronce inicial.

En el horizonte del equipo investigador —en el que figuran, además de Álvarez, la arqueóloga María de Andrés, el zooarqueólogo Julio Rojo y el geólogo Andrés Díez— está el de seguir excavando en el Abrigo del Molino “unos cuantos años”, para después “pasar a estos otros nuevos sitios que tenemos localizados”, con la meta final de mejorar en el conocimiento de las primeras ocupaciones en Segovia y su entorno.

La continuidad de esas investigaciones dependerá, en buena medida, del apoyo de los patrocinadores, a los que Álvarez agradece “enormemente” su apoyo, subrayando que las colaboraciones económicas permiten “estimular los avances científicos y, al tiempo, saber más cosas de Segovia”.

Los patrocinadores de la tercera campaña fueron, además de la Junta de Castilla y León y la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Segovia, seis empresas privadas: Restaurante José María, Gasóleos San Medel, Carburantes Carbonero, Seguros de Pablos, Radalki y Roble 10 Comunidades.

Álvarez dijo también confiar en que las cinco instituciones que han firmado convenios de colaboración con los investigadores del Abrigo del Molino (Universidad de Colonia, Museo de Neandertal, Universidad Complutense de Madrid, CSIC e IGME) prosigan en el futuro brindando apoyo técnico.

Hallan restos de la Edad del Bronce en la roca del Alcázar de Segovia

En su búsqueda de restos paleolíticos en Segovia y su entorno, el equipo investigador del Abrigo del Molino ha hallado recientemente una cueva “en la misma roca del Alcázar” con material de la Edad del Bronce. Para Álvarez, dicho descubrimiento es “muy interesante”, pues “se trataría de los restos más antiguos de presencia humana en la ciudad de Segovia”. Los arqueólogos esperan que, una vez entregado a la Junta el informe sobre los sondeos llevados a cabo en dicha cavidad —todavía sin denominación—, la jefa del Servicio de Cultura de la Junta, Ruth Llorente, les permita realizar una presentación pública del hallazgo.

Sobre dicha cavidad, Álvarez se limitó a señalar que “está saqueada”, al igual de “la mayoría de las que están cerca de Segovia”. “Es una pena —agregó—; nuestra ciudad debió tener unos yacimientos impresionantes, pero casi todos están alterados por pastores, gente que vivió allí o que buscaba tesoros”.


Autor| Guillermo Herrero
Imagen| El Adelantado