viernes, 23 de octubre de 2015

Un estudio para esclarecer para qué fue construida la famosa tumba de Anfípolis

La tumba de Anfípolis es la más monumental descubierta hasta ahora de la antigua Grecia, pero todavía se desconocen muchos datos de ella 
 
Recreación de la tumba de Anfípolis

Antrophistoria - Ríos se tinta corren ya sobre el descubrimiento y la excavación de la monumental tumba de Anfípolis desde su descubrimiento en Macedonia en el año 2012. Y no es para menos, ya que se trata de uno de los mayores monumentos funerarios de la antigua Grecia descubiertos en tierras helenas hasta ahora. Es incluso más monumental que el Gran Túmulo de Vergina, donde descansan los restos mortuorios del padre de Alejandro Magno, Filipo II de Macedonia.

El equipo de arqueólogos, que comenzó a excavar la tumba en el año 2014, pronto se percató de que el conocido León de Anfípolis estuvo situado en lo más alto del túmulo funerario. Siempre se ha pensado, por este motivo, que el posible ocupante de la tumba pudo ser el general Laomedonte de Mitilene, que el arqueólogo Oscar Broneer relacionó con la escultura felina en 1940. No obstante, además de Laomedonte de Mitilene, se han propuesto otros muchos personajes históricos del siglo IV a. C., siempre relacionados con la nobleza macedonia de la época y, sobre todo, con Alejandro Magno.

Por fin, en septiembre de 2015, un grupo arqueológico dirigido por Katerina Peristeri ha anunciado que, según los resultados de su investigación, el monumento funerario pudo haber sido levantado por orden de Alejandro Magno como homenaje a Hefestión. Además, muy probablemente, la construcción pudo haber sido llevada a cabo por Dinócrates, el gran arquitecto, urbanista y asesor técnico de Alejandro.

Katerina Peristeri, en estos últimos días, ha afirmado en una conferencia de prensa que la tumba abovedada de Anfípolis era un monumento funerario a Hefestión Amíntoros. Se trata de un noble y general macedonio, que ejerció como hombre de confianza de Alejandro Magno tanto en la guerra como en las tareas de gobierno.

En el proceso de excavación, al menos cinco esqueletos han sido encontrados en la tumba, además de unas estatuas gemelas de esfinges y mujeres jóvenes, un friso pintado y un piso de mosaico.

Peristeri sostiene que algunas inscripciones fragmentarias que han aparecido en la tumba vinculan al monumento con Hefestión y, además, en la excavación se halló una moneda de la época de Alejandro que la ubica cronológicamente. La arqueóloga ha confirmado que el mausoleo fue construido entre los años 325 a. c. y 300 a. C., aunque posteriormente fue enterrado para protegerlo de los actos vandálicos.

No obstante, según Peristeri, no hay evidencias de que Hefestión fuera enterrado en ese lugar, sino que más bien la construcción de Anfípolis formara parte de una serie de monumentos que Alejandro Magno erigió a su memoria allá por el año 324 a. C.

En contra de esta postura, Panayiotis Faklaris, de la Universidad de Tesalónica, ha recriminado que “no hay ninguna base histórica ni científica” que apoye esta hipótesis. Es más, para él “Hefestión no tenía ninguna conexión con Anfípolis”.

Imagen| Blasting News