martes, 17 de noviembre de 2015

Buscando su estilo, el Greco

Una de su más famosas obras, 'La Inmaculada Concepción', era una de las imágenes predilectas del arte de la Contrarreforma


Autorrertato de El Greco
DoménikosTheotokópoulos, conocido como el Greco, fue un pintor del final del Renacimiento que desarrolló un estilo muy personal en sus obras de madurez.Hasta los 26 años vivió en Creta, donde fue un apreciado maestro de iconos en el estilo posbizantino vigente en la isla. Después residió diez años en Italia, donde se transformó en un pintor renacentista, primero en Venecia, asumiendo plenamente el estilo de Tiziano y Tintoretto, y después en Roma, estudiando el manierismo de Miguel Ángel. En 1577 se estableció en Toledo (España), donde vivió y trabajó el resto de su vida. Doménikos estudió pintura en su isla natal, convirtiéndose en pintor de iconos en el estilo posbizantino vigente en Creta en aquellos tiempos,a los veintidós años, era descrito en un documento como "maestro Domenigo".

Eran cuadros de devoción que seguían reglas fijas, sus personajes se copiaban de modelos artificiales muy establecidos, que no eran en absoluto naturales ni penetraban en análisis psicológicos, con el oro como fondo de los cuadros, estos iconos no estaban influenciados por el nuevo naturalismo del Renacimiento,en diciembre de 1566, el Greco pidió permiso a las autoridades venecianas para vender una «tabla de la Pasión de Cristo ejecutada sobre fondo de oro» en una subasta , fue vendido por el precio de 70 ducados de oro.

La crucifixión (El Greco, 1597)
En el 1567 como ciudadano veneciano era natural que el joven artista continuara su formación en esa ciudad, Venecia en aquel tiempo, era el mayor centro artístico de Italia. Allí trabajaba intensamente el genio supremo de Tiziano apurando sus últimos años de vida en medio de un reconocimiento universal.

Luego, el pintor se encaminó a Roma,donde  le permitió conocer la obra de Miguel Ángel y el manierismo, que se convirtió en su estilo vital, interpretado de una forma autónoma , su obra se compone de grandes lienzos para retablos de iglesias. en su camino debió detenerse en Parma a conocer la obra de Correggio, pues sus comentarios elogiosos hacia este pintor (lo llamó «figura única de la pintura») demuestran un conocimiento directo de su arte El Greco fue expulsado del Palacio Farnesiopor el mayordomo del cardenal, la única información conocida de este incidente es una carta del Greco enviada a Alejandro Farnesio el 6 de julio de 1572, denunciando la falsedad de las acusaciones realizadas contra él.

En Italia, no recibió ningún encargo de importancia, ya que era extranjero, y Roma estaba dominada por pintores como Federico Zuccaro, ScipionePulzone y GirolamoSiciolante, de menor calidad artística pero más conocidos y mejor situados,en Venecia fue mucho más difícil, porque los tres grandes de la pintura veneciana, Tiziano, Tintoretto y Veronés, estaban en su apogeo.

Su formación pictórica fue compleja, obtenida en tres focos culturales muy distintos: su primera formación bizantina fue la causante de importantes aspectos de su estilo que florecieron en su madurez; la segunda la obtuvo en Venecia de los pintores del alto renacimiento, especialmente de Tiziano, aprendiendo la pintura al óleo y su gama de colores.

En sus primeras obras maestras españolas se aprecia la influencia de sus maestros italianos, sin embargo, pronto evolucionó hacia un estilo personal caracterizado por sus figuras manieristas extraordinariamente alargadas con iluminación propia, delgadas, fantasmales, muy expresivas, en ambientes indefinidos y una gama de colores buscando los contrastes. Este estilo se identificó con el espíritu de la Contrarreforma y se fue extremando en sus últimos años ,los primeros encargos importantes en Toledo le llegaron de inmediato: el retablo mayor y dos laterales para la iglesia de Santo Domingo el Antiguo de Toledo, En la Asunción, basada en la composición de la Asunción de Tiziano aparece el estilo personal del pintor, pero el planteamiento es plenamente italiano.

También hay referencias al estilo escultural de Miguel Ángel en La Trinidad, de tintes renacentistas italianos y un marcado estilo manierista, las figuras son alargadas y dinámicas, dispuestas en zigzag, sorprende el tratamiento anatómico y humano a figuras de carácter divino, como Cristo o los ángeles. Los colores son ácidos, incandescentes y mórbidos y, junto con un juego de luces en contraste, dotan a la obra de un aire místico y dinámico.

Desde 1596 se produjo un gran aumento de encargos que se mantuvo hasta su muerte. Las razones son varias: la reputación alcanzada por el artista en los años anteriores, el prestigio y amistad con un grupo de mecenas locales que le proporcionaron con regularidad encargos importantes y también, desde 1600, la participación en el taller de su hijo Jorge Manuel, que consiguió encargos en los pueblos cercanos a Toledo, a última década del siglo xvi fue un periodo crucial en su arte pues en él se desarrolló su estilo tardío.

Una de su más famosas obras, La Inmaculada Concepción, era una de las imágenes predilectas del arte de la Contrarreforma, a la que servía El Greco, la Virgen María se sitúa en el centro del lienzo, acompañada por ángeles, querubines y la paloma del Espíritu Santo a sus pies se encuentran varios símbolos marianos, como la luna, San Juan Evangelista está presente en esta obra, es una figura de gran naturalidad la belleza del rostro de la Virgen contrasta con el gesto sereno y un poco adusto del apóstol.

Imagen| Hesperetusa