miércoles, 18 de noviembre de 2015

El antiguo esqueleto de una posible ‘princesa guerrera’ aparece en Kazajstán

El esqueleto, en perfecto estado de conservación, ha sido encontrado con una enorme espada y una daga

Cráneo de una posible ‘princesa guerrera’ aparecido en Kazajstán
Los arqueólogos han descubierto los restos de una antigua guerrera en el sur de Kazajstán. Se ha podido identificar el sexo porque el esqueleto ha aparecido en perfecto estado de conservación y un primer análisis morfológico de los restos óseos, el tamaño y la forma del cráneo fundamentalmente, delata que se trata de una mujer. Asimismo, la enorme espada, las flechas y la daga que aparecen formando parte del ajuar funerario delatan que se trata de una guerrera con casi toda probabilidad.

La mujer pudo haber vivido, según las primeras impresiones de los especialistas, entre el siglo XI a. C. y el siglo IV d. C. En un futuro, un estudio más preciso dará una cronología más precisa. Según parece, en esta zona no hay registros arqueológicos anteriores en los que hubiera aparecido una guerrera y este hecho desconcierta algo a los arqueólogos.

Lo cierto es que se pudo tratar de una mujer socialmente preponderante del antiguo estado de Kanguy y que pudo formar parte de algún grupo nómadas que se movió por las tierras del actual Kazajstán.

En la tumba, como vemos, los arqueólogos han encontrado un conjunto de antiguas flechas, una pequeña daga colocada cerca de la mano derecha y una enorme espada situada cerca de la mano izquierda. Todo apunta a que se pudo tratar de una guerrera preponderante en su tiempo o, más aún, de una “princesa guerrera”.

Además de este conjunto de armas, en la tumba también se han hallado junto al esqueleto de la mujer una serie de ollas y cuencos, lo que apoya esta idea de que se tratara de una integrante de una familia rica o importante socialmente.

Algo común a casi todas las culturas de la historia, desde tiempos inmemoriales, es el acompañar a los difuntos con parte de su ajuar. Estos elementos votivos sugieren la creencia en alguna forma de vida después de la muerte ya que, por lo general, se trata de bienes personales y de provisiones que ayudan a allanar el camino del difunto en la otra vida. También pude tratarse de ofrendas a los dioses.

Todos los componentes del rico ajuar funerario de esta “princesa guerrera”, según el diario The Telegraph, serán exhibidos próximamente en el Museo Nacional de Kazajstán.

Imagen| Blasting News