domingo, 22 de noviembre de 2015

Encuentran una fortaleza picta que pudo ser el precedente del fantástico Castillo de Dunnottar

Según una reciente datación por carbono 14, la fortaleza picta hallada en abril pudo ser el precedente del Castillo de Dunnottar 

Imagen de la fortaleza picta que pudo preceder al fantástico Castillo de Dunnottar
En los últimos días se ha confirmado, según la datación por carbono 14, que la fortaleza picta hallada en el mes de abril en un inhóspito farallón de la costa escocesa de Aberdeenshire fue anterior al icónico Castillo de Dunnottar. El farallón, que es un promontorio rocoso que se alza sobre el mar cerca de la línea de costa, se encuentra al sur de Stonehaven, en un lugar conocido como Dunnicaer, y ha sido excavado por arqueólogos de la Universidad de Aberdeen.

Los investigadores, con la ayuda de unos montañeros experimentados, pudieron escalar hasta el afloramiento rocoso, que mide unos 20 por 12 metros y que está rodeado de precipicios por todos lados.

A pesar del reducido tamaño del farallón, el equipo dirigido por el doctor Gordon Noble estaba convencido de que iba a proporcionar importantes hallazgos arqueológicos. En las excavaciones del mes de abril se encontraron evidencias de unas murallas, unas plantas de edificios y un hogar, y en unos recientes estudios se han datado por carbono algunos de los restos localizados.


Los análisis sitúan cronológicamente el sitio entre el siglo III y IV d. C., por lo que se convierte en la fortaleza picta más antigua jamás encontrada.

El doctor Noble, profesor titular de Arqueología en la Universidad de Aberdeen, describió el farallón como un “hallazgo arqueológico excepcional” e indicó que, según las fechas que se barajan, pudo haber sido uno de los primeros sitios fortificados ocupados por los pictos.

En una de sus declaraciones, el profesor dijo que este era el tipo de arqueología más extremo y apasionante que jamás había hecho, ya que al yacimiento sólo se puede acceder con cuerdas y cuando la marea está baja.


Ya se sabía que el sitio tenía un gran potencial porque, en 1832, un grupo de jóvenes de Stonehaven ya había escalado el farallón animados por las pretensiones de hombre del lugar de encontrar oro allí. Para desgracia de todos, no consiguieron encontrar el preciado metal, pero sí una serie de piedras decoradas con símbolo pictos. Algunos años más tarde, cuando el rumor de que allí había piedras pictas comenzó a circular, se recuperaron varios fragmentos más cerca del mar.

La peculiaridad de estas piedras es que los símbolos que contenían eran más extraños y toscos de los normal, lo que hizo pensar al equipo de Noble que podía tratarse de un sitio más antiguo que los conocidos hasta la fecha. Ésto los animó a excavar en ese extraño e inaccesible lugar de Dunnicaer.

Según la metodología proyectada, los arqueólogos excavaron cinco trincheras en la cima del farallón, que proporcionaron numerosos hallazgos interesantes, como la evidencia de muros y terrazas de un recinto fortificado y los restos de una chimenea de piedra.


Todo apunta, según Noble, a que Dunnicaer fue el lugar elegido para construir una importante fortaleza picta en unas fechas tempranas. Se puede observar que había murallas, sobre todo en el lado sur, construidas con maderas y piedras, al estilo de los fuertes pictos posteriores.

Se ha podido observar que la piedra no era de la zona, por lo que debió haber sido toda una hazaña conseguir llevar hasta un sitio tan inaccesible las rocas y las pesadas maderas de roble. No obstante, en aquellos tiempos, se puede suponer que el farallón era de un tamaño mayor que el actual y que se pudo disponer de un área más amplia para construir la fortaleza.


Por otro lado, los resultados de la datación por carbono también sugieren que el uso de Dunnicaer tuvo una relativa corta duración y se supone que las comunidades de pictos se desplazaron hacia el sur hasta la zona donde después se levantó el Castillo de Dunnottar, con una extensión mucho mayor.

Para Bruce Mann, arqueólogo del Consejo de Aberdeenshire, las fechas proporcionadas por este sitio son realmente sorprendentes y de gran importancia para la arqueología escocesa. A partir de ahora hay que seguir investigando para completar la historia que falta hasta estas tempranas fechas de Dunnicaer e indagar más en los orígenes de los pictos en el noreste de Escocia.

Imagen| Blasting News