viernes, 20 de noviembre de 2015

Un espectáculo de arquitecto: Jørn Utzon

Acercándose la fecha del séptimo fallecimiento de este arquitecto, intentaré acercar al público la obra de este gran arquitecto danés

Ópera de Sídney
La trayectoria de este arquitecto danés, arquitecto de la Ópera de Sídney, es digna de mencionar. Considerado por los expertos como uno de los arquitectos que más han influido en la arquitectura del siglo XX. Sus innovaciones técnicas y constructivas, la utilización de nuevos materiales y la integración de la arquitectura con el paisaje son los puntos más destacados de una arquitectura, muy reconocida.

Innovador y a la par riguroso. Decantado por las formas plásticas, muchas de sus obras se caracterizan a la vez por la contundencia geométrica cuando se tratan de obras de una formalidad mucho más latente. Se interesó por la construcción industrializada, y con los mismos criterios de inspiración en la naturaleza y de uso de nuevos materiales, realizó el centro urbano de Farum, un centro docente en Hernug y el sistema constructivo Expansiva. En 2003 se le fue otorgado el Premio Pritzker, un galardón de gran prestigio equiparable al propio Premio Nobel.

Nacido en Copenhague en 1918, en el seno de una familia acomodada, sus primeros años los pasa entre Aalborg y Helsingør. Estudió en la Escuela de Arquitectura de Copenhague donde obtuvo su título hacia 1942. Recibió influencias de Carl Kylberg, quien le influyó a la hora de concebir el paisaje escandinavo. También, Alvar Alto. Cuando ronda los treinta años de edad empezará a viajar, primero a Marruecos y luego, a Estados Unidos y México donde visita a Mies van der Rohe y Frank Lloyd Wright. Su obra aglutina los conceptos del arte de la modernidad con la tradición histórica, y sus proyectos no permanecen estáticos a esta tradición moderna.

En 1957 ganó el concurso con el que pudo ejecutar su obra maestra, la Ópera de Sídney, un edificio monumental donde combina la tradición con la abstracción de las formas materializadas. Tras una década de disputas, en 1966, fue obligado a abandonar. No es sin embargo esta, la única obra suya, sino que también intervino en grupos de viviendas residenciales como las viviendas de Fredensborg y Kingo. También ejecutó un gran número de obras en Mallorca y un estadio de fútbol en Jeddah (Arabia Saudita).

Vía| El País
Imagen| Simbiosis