domingo, 8 de noviembre de 2015

Una impresora 3D reproduce curiosos instrumentos musicales de la Edad del Bronce

Ó Foghlú, usando una impresora 3D, ha conseguido producir la réplica exacta de ciertas partes de algunos instrumentos musicales

Una impresora 3D reproduce curiosos instrumentos musicales de la Edad del Bronce
El uso de los metales supuso para la humanidad, entre otras cosas, un enriquecimiento enorme del mundo musical. Es muy fácil sacarle sonidos a un metal y más aún si se moldea adecuadamente.

Desde la Edad del Bronce, el mundo de lo acústico se vio muy enriquecido cuando se supo dar una forma corpórea a la materia metálica. Se observó que los objetos de bronce eran capaces de producir nuevos sonidos, incluso por simple percusión. Se trataba de los sonidos metálicos.

La metalurgia amplió el horizonte de los instrumentos musicales y éstos, a su vez, la dimensión del arte de la música. Los nuevos objetos creadores de sonidos hicieron su aparición en las baladas, ceremonias, rituales, marchas o festividades.


Recientemente, Billy Ó Foghlú, un arqueólogo irlandés estudiante de doctorado en la Universidad Nacional Australiana (ANU), ha conseguido utilizar la tecnología moderna para resolver un misterio milenario. Ha encontrado evidencias de que un artefacto de la Edad del Hierro, que hasta ahora se interpretaba como el tope de una lanza, pudo haber sido usado originalmente como boquilla en un instrumento musical de viento.

Ó Foghlú, usando una impresora 3D, ha conseguido producir una réplica exacta de este artefacto, colocarlo en un antiguo cuerno irlandés y sacarle sonido en un tono aterciopelado. Según explica en la página de la ANU, “de repente, el instrumento volvió a la vida”.

El estudiante pronto se percató de que estos cuernos no sólo habían servido como adorno, sino que fueron cuidadosamente manipulados para sacarles un sonido peculiar y usarlos como instrumentos. La música, por tanto, pudo jugar un papel muy importante en la cultura de los pueblos de la edad de los metales.


Aunque los cuernos prehistóricos están claramente atestiguados en el registro arqueológico de Irlanda, las boquillas estaban ausentes hasta ahora. Ó Foghlú estaba convencido de que estos objetos debían haber existido y estaba bastante intrigado por la utilidad de las supuestas culatas de lanza cónicas de Navan.

El doctorando no tenía la posibilidad de acceder a estos artefactos de bronce originales, así que usó las medidas exactas de uno de los objetos y produjo una réplica en una impresora 3D. Luego añadió esta “nueva” pieza a su propia réplica de un antiguo cuerno para producir finalmente un sonido distintivo, no muy diferente al de un didgeridoo (un instrumento de viento ancestral utilizado por los aborígenes de Australia).

La adición de una boquilla pudo haber dado una mayor comodidad y control a los tocadores de los antiguos cuerno y, asimismo, pudo haber aumentado la gama de sus instrumentos. Sin embargo, se han encontrado pocas boquillas posiblemente, según Ó Foghlú, porque los instrumentos fueron ritualmente desmantelados y establecidos como ofrendas a la muerte de su dueño.

Imagen| Blasting News