viernes, 11 de diciembre de 2015

Huesos humanos de 100.000 años encontrados en China en el mismo lugar que el “hombre de Xuchang”

Hallan los restos humanos de 100.000 años de antigüedad en el sitio arqueológico de Lingjing, cerca de la ciudad de Xuchang

Huesos humanos de 100.000 años encontrados en China en el mismo lugar que el “hombre de Xuchang”
Los arqueólogos han anunciado el descubrimiento de dos fragmentos de huesos humanos, que cuentan con alrededor de 100.000 años de antigüedad, en la provincia central china de Henan, según informa China Daily.

Los huesos pertenecieron a las extremidades de unos o más individuos y fueron desenterrados en mayo en el sitio arqueológico de Lingjing, situado cerca de la ciudad de Xuchang, según indica Li Zhanyang, el investigador del Instituto Provincial de Henan de Reliquias Culturales y Arqueología y director de la excavación en cuestión.

Li ha explicado que los dos fósiles han sido descubiertos no muy alejados el uno del otro. Ambos pertenecieron a personas jóvenes, puede incluso que se tratase de la misma persona, ese punto todavía está por determinar.

Lo curioso del hallazgo es que los fósiles muestran evidencias de haber sufrido mordeduras, por las huellas de dentelladas que presentan. Li ha declarado que todavía no es seguro si esas marcas pertenecen a mordiscos de animales depredadores o a los de otros seres humanos.

Hasta el momento, en el sitio arqueológico de Lingjing, los arqueólogos han descubierto huesos fósiles de al menos nueve personas, entre los que se incluyen tanto ancianos como jóvenes, por lo que estamos ante el mayor sitio de fósiles humanos descubierto desde la fundación de la República Popular de China.

Los restos fósiles del “hombre de Xuchang”, de hecho, fueron desenterrados en este mismo lugar el 17 de diciembre de 2007, junto a otros dos cráneos humanos casi completos que pueden contar con cerca de 100.000 años de antigüedad.

Los fósiles del “hombre de Xuchang” se componían de unas 16 piezas de un cráneo. Este individuo muestra físicamente un torus supraorbital muy prominente y una frente pequeña, lo que le daría un aspecto bastante arcaico. Sin embargo, lo más sorprendente de este cráneo es que todavía conservaba una membrana fosilizada en su cara interior, algo poco frecuente, que da la posibilidad a los científicos de investigar más sobre el sistema nervioso de este ancestro del Paleolítico.

El cráneo del que hablamos, asimismo, muestra unas características intermedias entre el Homo erectus y el Homo sapiens, así que se puede situar en una linea evolutiva intermedia entre ambas especies. Algo similar ocurre con unos dientes que se hallaron anteriormente en la misma zona.

“A diferencia de los anteriores fósiles de cráneo humano que se descubrieron hace ocho años, estos primeros descubrimientos de fósiles de huesos de extremidades proporcionan unas mayores oportunidades de descifrar el proceso de la evolución humana”, declaró Li a China Daily.

El cráneo del “hombre de Xuchang”, por último, apareció asociado a algunos huesos de animales que fueron modificados probablemente con herramientas líticas y a un cierto número de útiles de piedra. Un análisis posterior de las huellas en los huesos reveló que pudieron tratarse de instrumentos óseos usados para perforar y raspar los restos extraídos de los animales y, probablemente, algunos pudieron ir engastados en sus propios mangos.

Imagen| Blasting News