miércoles, 16 de diciembre de 2015

La democratización del Arte: la modernización del Museo del Prado

La evolución del arte y su concepto a través de la historia hasta el uso actual de Internet por parte de los museos para hacer llegar sus obras a todo el mundo

Sala Tiziano del Museo del Prado
El arte es una forma de expresión profunda que forma parte de la cultura y que acompaña al hombre casi desde el inicio de sus tiempos. Los hombres prehistóricos ya plasmaban representaciones en sus cuevas y en muchos de sus objetos de uso, quizás más con un objetivo ritual que decorativo. Todas las grandes culturas antiguas, desde los egipcios a los mayas, pasando por cretenses, griegos y romanos nos han dejado vestigios artísticos donde vemos reflejadas parte de sus creencias, ideología y modo de vida.

Posteriormente en la Edad Media el arte, se convirtió en el medio de la Iglesia para a la par educar y someter al pueblo iletrado en las enseñanzas de los textos bíblicos a través de la imaginería presente en los lugares de culto, reconociendo la importancia del poder de las imágenes. El Renacimiento supuso un cambio doble, pues se produce un giro con el que el artista empieza a valorarse a sí mismo y a su trabajo dándose cuenta de su individualidad que lo coloca por encima de un mero artesano. No obstante los artistas necesitaban patrocinadores para sobrevivir, la Iglesia siguió siendo la principal consumidora de obras de arte, pero también surge la figura del mecenas laico, normalmente las familias nobles gobernantes como los Medicis en Florencia, pero con el crecimiento de las ciudades y el surgimiento de la burguesía cada vez más burgueses encargaban sus propias obras de arte, como una forma de revalorizar su posición social.

No fue hasta el siglo XIX en el que gracias especialmente a los impresionistas que surgiría la idea del arte por el arte, del artista creador al margen de los mecenas, aunque por supuesto siguieron existiendo. Había un arte oficial y un arte alternativo y se organizaban exposiciones de ambos desatando a veces escándalos muy comentados, el arte comenzaba a integrarse más en la vida social.

Es también en este s.XIX con el desarrollo de los nacionalismos cuando surgen los museos más o menos como los conocemos hoy en día, las obras de arte pasan a ser uno de los valores identificativos de las naciones. Museos que se desarrollarán en gran medida a lo largo del siglo XX, ampliando su concepto para pasar a ser centros a través de los cuales se puede compartir el arte con toda la sociedad.

Desde finales del siglo pasado estamos asistiendo a una nueva era marcada por el desarrollo de la tecnología. Internet especialmente está consiguiendo una democratización de la cultura, pues casi cualquiera puede acceder de un modo inmediato a la información que precise. El arte no es ajeno a este fenómeno y los museos especialmente ven en internet una manera de transformar su relación con los visitantes, que ya no tienen porque trasladarse a una ciudad determinada en unos horarios establecidos para acceder a una obra de arte, sino que pueden hacerlo de modo virtual.

En este sentido, el Museo del Prado a punto de cumplir 200 años, ha emprendido una trasformación radical de la página web que había abierto en el año 2007, el 10 de diciembre ha presentado la nueva web, realizada con al apoyo de la empresa Telefónica, en ella pueden consultarse más de 10000 obras de arte de 1800 artistas, además de tener acceso a unas 20000 conferencias, exposiciones, archivos, documentos y actividades.

En palabras del director del Prado, Miguel Zugaza “no se trata de una nueva forma de preparar la visita sino de una nueva experiencia”, el usuario puede aplicar patrones personales a la hora de efectuar las búsquedas, se intenta primar siempre la obra de arte por encima de la tecnología, a la vez que se establece un sistema de recomendaciones para profundizar en el tema elegido con la búsqueda. Es posible la creación de itinerarios personalizados que pueden guardarse en “Mi Prado”, aunque también hay itinerarios temáticos  como por ejemplo “El Viaje de los Sentidos”, acompañado de una selección musical relacionada por los profesionales de Radio 3. Otro de los itinerarios llamado “aprende” contiene tanto información como actividades para el usuario que busque formarse.

En definitiva un paso más en la democratización del acceso a las obras que configuran nuestro legado artístico.

Imagen| Wikipedia