domingo, 10 de enero de 2016

Imágenes en el Arte Paleolítico de la vida cotidiana en la Prehistoria

Excepcionalmente el Arte Paleolítico nos ofrece imágenes que nos permiten imaginar cómo era la vida cotidiana en un poblado prehistórico

Grabado de la Cueva de Abauntz (Navarra) que representa el mapa más antiguo del mundo
Aunque entre los temas representados en el Arte Paleolítico predominan las figuras de animales y los signos, el arte mueble nos ha proporcionado algunos grabados que  aportan datos sobre el espacio doméstico y social. Es el caso de una placa de esquisto aparecida en El Molí del Salt, en Tarragona, datada en hace hace 13.800 años, en la que aparecen grabados motivos semicirculares que  han sido interpretados como cabañas.

Lo excepcional del hallazgo es que nos muestran las características formales y disposición espacial de dichas viviendas ya que, en general, las únicas evidencias arqueológicas de su existencia son restos de sus fondos y agujeros para los postes que sostendrían la estructura.

Por lo que se conoce hasta ahora, y a excepción de algunos fondos de cabañas encontrados en  Europa del Este en los que se constata el uso de huesos de mamut,  los materiales utilizados en su construcción serían perecederos,  probablemente ramas y hojas.

Los arqueólogos del yacimiento subrayan que el uso de materiales vegetales permite realizarlas en poco tiempo, y que ésta sería una característica adaptada a las necesidades de grupos de cazadores-recolectores en bandas, que cambian de emplazamiento frecuentemente.

Por ello, uno de los métodos utilizados en su investigación ha sido la etnografía comparada, buscando alguna relación con grupos de cazadores-recolectores actuales. De esta forma, en sus estudios han encontrado varias similitudes con las cabañas que construyen los bosquimanos del sudoeste de Angola,  los Hazda (durante la estación húmeda), y los aborígenes australianos.

En primer lugar, en el grabado de El Molí del Salt aparecen siete semicírculos, número similar a la media de cabañas que componen los poblados de cazadores-recolectores actuales. De este dato han podido deducir que, teniendo en cuenta que cada una alberga a una familia nuclear, el campamento tendría una población de entre 30 o 40 individuos.

Otra de las similitudes con los grupos citados anteriormente serían sus dimensiones, mayores en anchura que en altura.  En este sentido, los investigadores afirman que el descubrimiento acabaría con la idea de que las cabañas magdalenienses se asemejarían a los tipi de los pueblos de las Grandes Llanuras americanas, de morfología más alargada en altura.

Sin embargo, en un bloque grabado encontrado en la Cueva de Abauntz, en Navarra, aparecen lo que parecen ser dos cabañas del tipo tipi. Lo más probable es que la tipología de este tipo de construcciones fuese amplia, respondiendo a las necesidades ambientales y a la diversidad social-cultural de las poblaciones prehistóricas.

En el grabado de Abauntz se representa, además, el paisaje real circundante, que se puede verificar en la actualidad, por lo que está considerado como el mapa más antiguo, datado en 13.660 años de antigüedad.

Entre otros accidentes geográficos se reproducen: la montaña que se puede ver desde la cueva, con rebaños de cabras montesas; la zona llana atravesada por el río mediante  meandros, en la que pastan ciervos posiblemente durante la época de la berrea, a juzgar por signos que pudieran representar sus bramidos; y las rutas o vías de acceso.

También aparece charcas representadas mediante de motivos circulares. Esta forma de representar el agua parece estar muy extendida apareciendo incluso en Australia, donde  existen mapas grabados en la roca hace miles de años y todavía utilizados por los aborígenes, que indican donde encontrar fuentes naturales importantes para la supervivencia durante la estación seca.

Quizá se trate de convencionalismos que tienen mucho que ver con el avance de las capacidades cognitivas de los humanos. En cualquier caso, se puede apreciar que existe una percepción espacial transmitida mediante comunicación visual con una intención, posiblemente dirigida a la caza, ya que en el mapa se sitúan las diferentes especies animales que habitan el entorno en su lugar correspondiente.

Vía| Plos One , Dialnet