domingo, 14 de febrero de 2016

Era frecuente encontrar grupos humanos en tierras europeas en el Pleistoceno inferior

La especie humana, aunque no era una de las más comunes del Pleistoceno inferior, frecuenta a menudo el continente europeo

Recreación de un grupo humano prehistórico
El Pleistoceno es una época geológica que se inicia hace 2,59 millones de años y termina hace unos 10.000 años a. C. En la escala geológica, está antecedida por el Plioceno y seguida del Holoceno. Abarca las últimas glaciaciones producidas en la Tierra y se corresponde con el Paleolítico arqueológico.

Como bien se sabe, la especie humana habita las tierras europeas desde hace 1,4 millones de años, pero son pocos los restos de más de 800.000 años que se encuentran, tanto de fósiles antropológicos como de otras evidencias arqueológicas. La comunidad científica, por tanto, tiene la impresión generalizada de que en la época del Pleistoceno inferior el poblamiento humano en el paisaje europeo es bastante escaso, incluso se podría decir que casi marginal.

No obstante, los últimos trabajos especializados publicados nos llevan a cambiar el punto de vista. En este caso, el investigador Jesús Rodríguez Méndez, director del Grupo de Paleoecología del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) en España, publica en la revista Quaternary International un estudio en el que explica que durante el Pleistoceno inferior el ser humano, a pesar de no ser una de las especies de mamíferos más comunes en tierras europeas, es una especie que frecuenta estas tierras con asiduidad.

Esta deducción está respaldada por otras investigaciones que el Grupo de Paleofisiología del CENIEH, encabezado por Ana Mateos, realiza al respecto. Este grupo hace una comparativa, de extensión europea, entre las evidencias humanas y los restos paleontológicos de otras especies de grandes mamíferos encontrado de esta época. Se contrasta, así, la cantidad de homínidos que habitan los ecosistemas del Pleistocenos inferior con el volumen de presencia de otras especies de animales mamíferos.

Se llega a la conclusión, cruzando ambos estudios, de que es común encontrar al ser humano deambulando por los paisajes europeos. Es más, es probable que su distribución fuera bastante amplia, aunque las poblaciones fueran relativamente pequeñas. Por lo tanto, según estos autores, aunque la especie humana no es de las más comunes entre los mamíferos europeos, tampoco era poco frecuente su presencia por estos parajes en aquel tiempo. Los resultados de esta nueva investigación cambian la percepción que se tiene de los primeros poblamientos de humanos en el continente europeo.

Imagen| Blasting News