martes, 23 de febrero de 2016

Falsedades históricas (XLI): El motín del Bounty no fue una revuelta contra la tiranía del capitán William Blight

El buque del capitán William Blight zarpó en 1787 con la misión de recoger en Tahití árboles del pan para trasplantarlos en las colonias inglesas del Caribe

Grabado, de 1790, del motín contra el capitán William Bligh 
La imagen del tiránico capitán William Bligh a bordo de la “Bounty” es bien conocida por los amantes del cine. El buque zarpó en 1787 con la misión de recoger en Tahití árboles del pan para trasplantarlos en las colonias inglesas del Caribe y conseguir así un alimento barato para los esclavos.

El 28 de abril de 1789, el segundo oficial, Christian Fletcher, se amotinó y Bligh fue abandonado en un bote con 18 de sus hombres. En una hazaña espectacular, Bligh llegó a las costas inglesas mientras Fletcher buscó refugio en una isla del Pacífico.

El cine y la versión oficial muestran a un Bligh inflexible que maltrató a su tripulación y a un Christian heroico e idealizado, pero la verdad, a tenor de lo investigado por la estudiosa Caroline Alexander, fue bien distinta. Esta británica, autora de “La Bounty”, ha dado a conocer cómo fue realmente el motín, demostrando que Bligh era un honorable y brillante marino preocupado por sus hombres, a los que procuró incluso un violinista para amenizar las travesías.

El motín del Bounty, por tanto, no fue una revuelta contra la tiranía de Blight, sino que el verdadero motivo fue menos noble. El oficial Fletcher Christian, de origen aristocrático, enemistó a la tripulación contra el capitán del barco porque no soportaba que este le reclamara constantemente un dinero que le había prestado.

Imagen| Treasure