jueves, 25 de febrero de 2016

Localizan en la selva guatemalteca un insólito mural maya

Se encuentra en la selva guatemalteca un mural que representa a un rey maya con sus asesores retratados

Mural de un rey maya y sus asesores
Hace algún tiempo, los arqueólogos descubrieron un insólito mural maya, de unos 1250 años de antigüedad, dentro de una estructura situada en la antigua ciudad de Xultún, al noreste de Guatemala. El hallazgo se produjo, durante un estudio arqueológico, cuando un investigador inspeccionaba las pistas que los saqueadores habían dejado en un viejo sendero de la selva y se topó con unos muros pintados, cubiertos por la maleza.

En palabras del investigador William Saturno, profesor asistente de arqueología en la Universidad de Boston, “supuse que había muy poco que ver, no porque los mayas no pintaran murales, que lo hacían, sino porque no se conservan bien en un ambiente tropical”.

Los tres obsidianas vestidos de negro
Sin embargo, los elementos habían sido amables con el edificio y sus tesoros. Una posterior excavación arqueológica sacó a la luz una sala rectangular, enterrada a un solo metro de profundidad, y desveló sus murales. Pronto se percataron los arqueólogos de que, entre las pinturas, se representaba el calendario maya más antiguo conocido, en el que se mostraba los ciclos lunares y planetarios.

Pero lo verdaderamente insólito del hallazgo, y eso es lo novedoso de la noticia, es que en las pinturas no mostraban la vida interna de la familia real, como era lo normal, sino que representaban el retrato del monarca, vestido como el dios maya del viento, consultando con su grupo de asesores reales. Además, curiosamente, detrás del monarca aparece uno de sus asistentes, casi escondido detrás de su gran tocado de plumas azules, añadiendo una especie de photobomb al mural que lo hace único, bromea el profesor Saturno.

Situación de los murales en la sala
Se ha descubierto, además, que los murales proporcionan mucha información sobre el personaje que está enterrado debajo. Durante la excavación, los arqueólogos encontraron el esqueleto de un hombre vestido como los sabios que se representan en el mural, así que es posible que alguna vez viviera en la sala que luego le sirvió de tumba.

Distribución de las pinturas en los murales
El mural del “photobomb” aparece, además del rey y su asistente, a un hombre de perfil hincado de rodillas ante el monarca con la inscripción itz'in taaj, que significa “obsidiana junior”. Detrás de este personaje, en la pared oeste, se muestra a tres hombres vestidos de negro, sentados con las piernas cruzadas, con un medallón en el pecho, con penachos de plumas y con taparrabos blancos. El primero no tiene apelativo, el segundo aparece etiquetado como ch'ok o “juventud” y el tercero como sakun taaj u “obsidiana mayor”.

Saturno aún no tiene muy claro el significado de obsidiana en este contexto, pero pudieron ser religiosos, eruditos o algo intermedio. Lo cierto es que aparecen elaborando libros y tablas de pintura en las paredes. Lo curioso es que los tres se representan vestidos iguales y alineados en el muro, así que podría tratarse de la representación de una sola persona.

Representación del obsidiana junior
Por último, es posible que los obsidianas vivieran en aquella sala durante un tiempo, ya que hay decenas de textos pintados en las paredes, y que aquel fuera el lugar de reunión con el monarca.

Imagen| Blasting News