domingo, 21 de febrero de 2016

Préstamo fallido: el caso del Museo de Prado

Los traslados de las obras de arte vienen acompañados de muchos preparativos y exigencias hacia el organismo que pide su préstamo

Exposición de obras de El Bosco
En estos días se ha publicado la contestación del Museo del Prado a las críticas por no haber prestado dos de sus obras del artista el Bosco para la exposición llamada “Visión de un genio” en el Museo de Brabante del Norte de Bolduque en Holanda.

Las primeras informaciones sobre este incidente serán dadas en Octubre de 2015, en donde el comité de expertos del proyecto BRCP (Bosch Research and Conservation Project) ponía en entredicho la autoría reconocida a el Bosco  de dos obras, “La extracción de la piedra de la locura” y de “Las tentaciones de San Antonio”.

Mas allá de la polémica creada por la autoría  o no de dos tablas al oleo de este autor, polémica que según el comunicado del Museo del Prado han realizado "sus juicios en apreciaciones estilísticas muy subjetivas”; queremos destacar los procesos de traslado de las obras de arte así como todos los medios que se toman para que ese bien no sufra ningún daño.

El préstamo de un objeto artístico no es un proceso fácil  porque son elementos muy delicados, la mayoría de ellos de valor incalculable, y no todos pueden ser cedidos.

Algunos por ser iconos del museo o del estado (¿Alguien cree que el Prado prestaría alguna vez las Meninas de Velázquez?) O por ser inviable su cesión para exposiciones temporales por su tamaño o  delicadeza. Ejemplo de esto sería el Guernica, que debido a su tamaño e inconveniente  traslado se denegó la cesión a la ciudad de Guernica.

Traslado del Guernica de Picasso
En 1992, hubo que romper una pared del Casón del Buen retiro para poder desplazar hacia el Museo de Reina Sofía, actual emplazamiento de la obra

Y ¿Cuáles son los requerimientos de un organismo público para acceder a prestar obras de arte?

En un primer momento se habían pedido por parte de la institución Holandesa varias obras al Museo del Prado para la exposición. Fueron admitidas por la denominada Carta de Aceptación en la que se desarrolla las especificaciones de no solo la obra en sí, sino además  de sus características concretas para la conservación.

Se especifica la temperatura permitida (entre 18 y 22º), la humedad relativa (entre el 40 y 55%)  y la iluminación máxima (50 Lux -en el caso de obras al oleo-) no solo del lugar donde va a estar ubicado si no también en el propio traslado de esta. Son datos generales, estos que acabamos de mencionar,  si bien es cierto que cada obra tendrá sus cifras concretas que tendrán que ser respetados allí donde vayan para que no sufra los materiales por cambios de temperatura y humedad. Datos que son muy importantes para la conservación de la pieza.


Las Tentaciones de San Antonio, El Bosco
El trasporte es otro de los puntos a recalcar, ya que las piezas cuando más sufren es en este momento. El 80 % de los daños en las obras de arte han sido por un mal transporte de estas.

Esta se llevaría a cabo por empresas muy especializada. Para ello la obra iría en una caja de metal o madera en donde iría recubierta de material con un PH neutro para que no cree ninguna reacción con los materiales de la obra, con medidores de impacto (para analizar si la obra ha sufrido vibraciones), en avión y todo muy observado por el llamado Correo, que es la persona designada normalmente por el museo.

Es el responsable de acompañar, vigilar, y supervisar cualquier movimiento y manipulación de las obras. Además si en cualquier momento vislumbra que estas corren  peligro o que no se cumplen dichos requisitos en su traslado, podrá ser interrumpido en cualquier momento.

Una vez que ha llegado a su destino, en este caso sería el Museo de Brabante, debe de estar cerrada en su caja, en la misma sala que va a ser expuesta durante 24 horas, para su climatización. Después será abierta, todo en presencia del Correo, y donde será instalada por la misma empresa que ha realizado su traslado.

Es un proceso muy estudiado y minucioso para que estas tablas realizadas al oleo no sufra ningún deterioro.

Extracción de la piedra de la locura, El Bosco
El organismo responsable de esta obra en el tiempo que ha sido cedido, en este caso el Museo de Brabante, tendrá que remitir una serie de datos del estado de la temperatura y humedad que tiene la obra en la sala.

No resulta nada fácil que el Museo del Prado ceda una obra. Por tanto, que se obtengan dicho préstamo para posteriormente apoyar el postulado del Comité de expertos del proyecto BRCP (Bosch Research and Conservation Project) y aceptar esto por parte de los comisarios de la exposición es algo poco común de ver.

Los estudios técnicos de las obras serán publicados en los catálogos de la exposición del Museo Brabante en Holanda, así como la versión del Museo del Prado en su catalogo para la Exposición del V centenario del Bosco, que se inaugura el 31 de Mayo.

Vía| El Mundo, ABC
Imágenes| Agencia EFE