lunes, 7 de marzo de 2016

Encuentran en Selinunte, en Sicilia, el mayor taller de cerámica griega del mundo antiguo

Descubrimiento excepcional en Sicilia: surge en Selinunte el mayor taller de cerámica griega del mundo antiguo, que tiene hasta ochenta hornos

Antiguo taller de cerámica griega de Selinunte, Sicilia
Durante los trabajos de campo que se estaban realizando en la última campaña en el Parque Arqueológico de Selinunte, en Sicilia, se hizo uno de los descubrimientos más sorprendentes de los últimos años en el litoral Mediterráneo. Se ha sacado a la luz la fábrica de cerámica más grande del mundo antiguo que se ha encontrado hasta el momento, con parte de su producción. El obrador, que estaba en el valle del río Cottone, dispone de un total de ochenta hornos, tiene una longitud de ochenta metros de largo y una extensión total de 1250 metros cuadrados. La excavación, dirigida por el profesor Martin Bentz, ha sido llevada a cabo por el Instituto Arqueológico Alemán de Roma y de la Universidad de Bonn.

Excavación de uno de los hornos del taller
El descubrimiento se hizo durante una de las excavaciones de verano del año pasado. Estos trabajos de campo se vienen repitiendo regularmente todos los años, desde el 2010, gracias a la financiación del Instituto Arqueológico Alemán de Roma, y se continuarán realizando durante al menos otros dos años más. La intervención, realizada esta vez también con técnicas más avanzadas como el georradar, cubrió tres secciones del yacimiento, cuyos resultados permiten reconstruir parte de la zona industrial de la antigua colonia griega de Selinunte.

Antigua colonia griega de Selinunte y uno de sus templos
Los restos encontrados han sido datados en el siglo V a. C. Según los especialistas, es posible que el mayor de los hornos se utilizara para la producción de baldosas de terracota, mientras que los menores estaban destinados a la producción de vasos, estatuas y otros utensilios de barro. Anteriormente, en la excavación del 2013, ya había salido a la luz un área, todavía muy bien conservada, pavimentada con baldosas de terracota y equipada con un pozo profundo en el que probablemente se extrajo el agua necesaria para trabajar la arcilla. En esa ocasión, también emergió en ese sector una zona más arcaica del distrito excavado que contaba con cerámicas y figuras de terracota de producción propia.

John Leto Barone, el director de los parques arqueológicos de Selinunte y de Cave di Cusa, dijo que, a la espera de que se continúe con las excavaciones de este año 2015 y del año que viene, se tiene la sensación de que esta zona todavía puede dar muchas sorpresas, casi con toda probabilidad.

Imagen| Blasting News