jueves, 3 de marzo de 2016

Excavación de la misteriosa ciudad subterránea de Nevşehir en Capadocia

La milenaria ciudad subterránea de Nevşehir podría ser la mayor del mundo descubierta hasta ahora

Ciudad subterránea de Nevşehir en Capadocia
La ciudad subterránea recién descubierta en las entrañas de Nevşehir, en Turquía, todavía sigue siendo un misterio. La vetusta urbe, de unos 5000 años de antigüedad, tiene al menos siete kilómetros de túneles, lugares de culto y galerías de escape, que forman una especie de panal debajo de la superficie. En la actualidad, los investigadores están empleando equipos de alta tecnología, como el georradar, para detectar la ubicación exacta de las cámaras y de los múltiples pasadizos de la profunda urbe, con la finalidad de excavar sus viviendas y desentrañar los secretos que se esconden en su interior.

Según informa el Hürriyet Daily News, los datos que facilita el georradar aligeran las labores del equipo de excavación. Asimismo, gracias a la tecnología, la intervención arqueológica no daña tanto a las estructuras de la ciudad. Una vez que las excavaciones se hayan completado, está planificado que los túneles y las cámaras se abran al público.

Este complejo subterráneo fue descubierto por casualidad después de la demolición de unos mil quinientos viejos edificios situados en torno a la fortaleza de Nevşehir, en el marco de un proyecto de reurbanización de la zona, cuando se iniciaron los trabajos de remoción de la tierra para construir nuevas viviendas. Se espera, en un futuro, que el conjunto sea clasificado como el mayor complejo subterráneo antiguo del mundo.

Los cierto es que se puede encontrar ciudades subterráneas de este tipo, de muchas épocas diferentes, en toda Capadocia. Desde hace miles de años atrás, y hasta hoy, la región ha sido ocupada por diferentes civilizaciones que han usado las cuevas, tanto naturales como artificiales, con diferentes finalidades. Las características geológicas del lugar, que recuerda a veces a los “paisajes lunares”, permite que el ser humano horade sus moradas en la blanda toba calcárea y que habite en las oquedades, incluso, hasta la actualidad.

Durante siglos, la situación geográfica de Capadocia la ha convertido en una verdadera encrucijada de rutas comerciales y en una zona de continuas invasiones, ya desde los tiempos de los hititas. Los autóctonos no tuvieron más remedio que, a lo largo de la historia, construir múltiples refugios subterráneos en los que esconderse, como son los casos de las profundas ciudades de Kaymakli y Derinkuyu, donde se podía dar acogida a poblaciones enteras y subsistir durante un período prolongado sin el riesgo de salir a la superficie.

Estas ciudades subterráneas, que contaban con varios niveles, estaban dotadas de respiraderos, caballerizas, zonas de culto, panaderías, baños, pozos de agua y todo lo necesario para dar acogida hasta veinte mil habitantes. Se ha llegado a encontrar incluso tumbas, lo que convertía a estas grutas en lugares para la vida y para la muerte.

Son grandes los planes que aguardan a la ciudad de Nevşehir cuando se hayan completado los trabajos de excavación. El histórico lugar puede llegar a ser un punto importante para el turismo de Capadocia. De hecho, el alcalde de Nevşehir, Hasan Ünver, ha declarado a Hurriyet Daily News que se tiene proyectado para la zona la apertura de hoteles, tiendas, galerías de arte, centros de artesanía, rutas de senderismo, un museo y alguna sala de reuniones en la propia ciudad subterránea. Se pretende potenciar el turismo y, al mismo tiempo, mostrar a los visitantes la forma de vida que llevaba la gente que habitaba estas magníficas construcciones.

Imagen| Blasting News