lunes, 7 de marzo de 2016

Las redes sociales, un medio para difundir el patrimonio

Actualmente existen más de 2000 millones de usuarios de redes sociales y que son potenciales consumidores de patrimonio

Uso de internet, teléfonos móviles, redes sociales y desarrollo de la tecnología
Desde el 2014 existen más de 3000 millones de internautas. O lo que es lo mismo 3000 millones de oportunidades de llevar la cultura independientemente del espacio y del tiempo. En este tiempo el impacto de la tecnología sobre la sociedad ha creado un nuevo entorno en el que el usuario adquiere cada vez mayor peso sobre el mundo que le rodea, especialmente en el plano virtual. Y dentro de este espacio son los social media los lugares que principalmente se usan como medio de participación del internauta al convertirse en el elemento vertebrador de internet.

A los museos se les ofrece una oportunidad, como nunca antes habían tenido, de establecer un diálogo constante y variado con todo tipo de público. Las redes sociales dan la oportunidad de acercar las instituciones a sus visitantes de manera diferente, permiten llegar a más gente que las campañas de difusión tradicionales y atraen nuevos sectores de público al museo.

Desde su nacimiento varias han sido las Redes Sociales que han ido copando o hundiéndose en el mercado. Desde el fenómeno MySpace hasta la gran eclosión de Facebook a partir del 2003, actualmente la red Social favorita de los españoles a bastante distancia de la segunda red social que es Twitter. Si bien es cierto que las redes sociales no son incompatibles ya que cada una presenta sus propias particularidades.

Aplicado al patrimonio y los museos, sugiere Soledad Giménez Vílchez, en España debemos retrotraernos al 2006 a través de las iniciativas de los Museos Científicos Coruñeses y del Centro José Guerrero de Granada, que estrenarían, con apenas unas semanas de diferencia, los dos primeros blogs de museos españoles. Aunque su boom no tuvo lugar hasta el 2010 cuando los museos empiezan a estar presentes en otras redes sociales como YouTube, Slideshare, Calameo, Issuu..., y a hacer un uso extensivo del microblogging. Este fenómeno ha hecho aparecer la figura de un nuevo trabajador en los museos, el Gestor de contenidos online.

Imagen| 18media