martes, 8 de marzo de 2016

Vasali Kandiski, el creador del arte abstracto

En sus escritos, Kandinski analizó los elementos geométricos que componen cada pintura

Composición  óleo sobre lienzo, actualmente en el  Museo Solomon R. Guggenheim
Vasili Kandinski nació en Moscú el 16 de diciembre de 1866, fue un pintor ruso, precursor de la abstracción en pintura, y teórico del arte, se considera que con él comienza la abstracción lírica y el expresionismo, pasó su infancia y juventud entre Moscú y Odesa, donde se trasladó la familia en 1871. En 1886, Kandinski comenzó sus estudios de Derecho y Ciencias económicas en la Universidad de Moscú, en 1893 fue nombrado profesor asociado en la Facultad de Derecho, en 1896 la Universidad de Tartu le ofreció una plaza de profesor que rechazó para dedicarse por completo al arte, esta decisión estuvo influida por la exposición de los impresionistas en Moscú en 1895, al ver las obras de Monet y la representación de Lohengrin de Richard Wagner en el teatro Bolshói.

Se trasladó a Múnich, donde inicialmente no fue admitido en la Academia de Arte, estudió un tiempo en la academia privada de Anton Ažbe hasta 1900, cuando fue admitido en la Academia, su profesor fue Franz von Stucky, consideró que la paleta de Kandinski era demasiado brillante, lo hizo pintar en una gama de grises durante un año.

Fuga, óleo sobre tela 1914
En 1902, expuso por primera vez con la Secession de Berlín y realizó sus primeras xilografías, el desarrollo de Kandinski hacia la abstracción encuentra su justificación teórica en Abstracción y empatía de Wilhelm Worringer, en 1912 publicó ‘De lo Espiritual en el Arte’, donde critica a las instituciones académicas tradicionalistas y la idea de arte en general, es el primer libro que describe la fundación teórica del movimiento abstracto y habla de una nueva época de gran espiritualidad y de la contribución de la pintura.

Al estallar la Primera Guerra Mundial abandonó Alemania y junto a su esposa Gabriele se mudaron a Suiza el 3 de agosto de 1914, a partir de la Revolución de octubre de 1917, Kandinski desarrolló un trabajo administrativo para el Comisariado del Pueblo, para la Educación; entre los proyectos de este organismo estaba la reforma del sistema educativo de las escuelas de arte, en 1896, a la edad de 30 años, Kandinski abandonó una prometedora carrera docente en el mundo de la ley y la economía para inscribirse en la escuela de arte de Múnich.

El Blanco, óleo sobre lienzo 1923
En sus escritos, Kandinski analizó los elementos geométricos que componen cada pintura. El punto y la línea, llamó al soporte físico y la superficie del material en el que el artista dibuja o pinta el plano básico o un punto es de color formulada por el artista en el lienzo, no es ni un punto geométrico ni una abstracción matemática, sino que es la extensión, forma y color. Esta forma puede ser un cuadrado, un triángulo, un círculo, una estrella o algo más complejo el punto es la forma más concisa, aunque, de acuerdo con su ubicación en el plano básico, tomará una tonalidad diferente. Puede ser aislado o resuenan con otros puntos o líneas, el plano de base es, en general, rectangular o cuadrada, por lo tanto, que se compone de líneas horizontales y verticales que delimitan y definen como una entidad autónoma que soporta la pintura, comunicando su tonalidad afectiva. Esta tonalidad se determina por la importancia relativa de las líneas horizontales y verticales, las horizontales que dan una tonalidad calma, frío al plano de base, mientras que las verticales impartir una tonalidad calma, cálido, el artista intuye el efecto interior del formato de lienzo y dimensiones, que él elige de acuerdo a la tonalidad que quiere dar a su obra ,Kandinski considera el plano básico de un ser vivo, que el artista "fecunda" y se siente "respirar".

Los colores en la paleta del pintor pueden evocar un doble efecto: un efecto puramente físico en el ojo que está encantado por la belleza de los colores, de forma similar a la impresión alegre cuando comemos un manjar. Este efecto puede ser mucho más profundo, sin embargo, causa una vibración del alma o una "resonancia interior", un efecto espiritual en el que el color toca el alma. En esta última etapa de su vida continuó en su particular búsqueda de formas inventadas, que plasmó por medio de colores combinados de manera compleja e inspirándose en signos geométricos y en motivos decorativos eslavos, como hiciera ya al comienzo de su trayectoria pictórica.

Imagen| Wikipedia