miércoles, 20 de abril de 2016

Las antiguas civilizaciones del mar Egeo tuvieron una gran influencia en el mundo bíblico

Louise Hitchcock investiga la importancia del mundo del mar Egeo en la Arqueología Bíblica

Taurocatapsia en el mural del palacio de Knossos
Louise Hitchcock, una especialista en arqueología del Egeo, ha publicado recientemente un trabajo en el que explica que, según sus investigaciones, el antiguo mundo de este mar del este del Mediterráneo tuvo mucho que ver con el mundo bíblico más oriental.

Hitchcock es una profesora de la Universidad de Melbourne que, desde hace varios años, está llevando a cabo investigaciones sobre esta zona del mar griego. Con el término “Mar Egeo”, según explica, se refiere a la Grecia de la Edad del Bronce. Dentro de esa terminología incluye a la civilización minoica, que habitó Creta entre el 1900 y el 1450 a. C., a la micénica, que se asentó en la Grecia continental entre el 1500 y el 1200 a. C., y a la cretense, que existió entre el 1450 y el 1200 a. C.

En su última publicación en la revista Revisión de la Arqueología Bíblica, Hitchcock expone que es necesario explorar las conexiones existentes entre estas culturas del Egeo y las de sus vecinas coetáneas del Mediterráneo Oriental con la finalidad de llegar a comprender plenamente la penetrante influencia que cada una tenía en la otra.

“[El mundo Egeo] representa culturalmente la esfera más occidental de la influencia antigua del Oriente Próximo que, a su vez, influyó en el desarrollo de las naciones europeas”, afirma la profesora Hitchcock. “Las gentes del mar Egeo, los comerciantes y los artesanos, se dedicaban al intercambio cultural con el este y, en última instancia, los egeos fueron una importante influencia artística y cultural de los filisteos, que quizá estuvieran relacionados étnicamente con ellos. Los filisteos, a su vez, tuvieron un gran impacto en los hijos de Israel, especialmente durante la época de los Jueces y la de los Estados Monarquía. Por lo tanto, la cultura del mar Egeo es importante para la comprensión de la Arqueología Bíblica”.

En el mundo Egeo, los minoicos y los micénicos mantuvieron un intenso comercio con sus vecinos orientales. A través de la arqueología, se ha podido observar como los minoicos, por un lado, importaron cobre, estaño, oro y marfil del Cercano Oriente. Mientras que, por otro lado, las civilizaciones del Cercano Oriente parece que importaron los estilos artísticos del mundo egeo.

Los pueblos del este y del oeste, de hecho, incluso llegaron a intercambiar ciertos iconos culturales y algunas de sus tradiciones religiosas. Ese fue el caso de la diosa egipcia Tawaret, la diosa de los partos, que se convirtió en una imagen frecuente en el arte del Egeo; o el caso de los motivos egeos de taurokathapsia, de acróbatas saltando sobre los lomos de los toros, que se abrieron camino en la imaginería del Cercano Oriente.

En definitiva, Louise Hitchcock opina que el amplio intercambio que se produjo entre el mundo del mar Egeo y el del Cercano Oriente nos hace entender mejor la configuración del mundo bíblico.

Imagen| Blasting News