domingo, 22 de mayo de 2016

El objetivo de encontrar a la aviadora Amelia Earhart misteriosamente desaparecida en 1937

Una nueva expedición podría resolver décadas de misterio si encontrara a la aviadora Amelia Earhart

Amelia Earhart y su avión Electra
La búsqueda de Amelia Earhart, la legendaria aviadora, se inició de nuevo el año pasado. Se organizó un equipo de exploración llamado “El Proyecto Earhart” liderado por el Grupo Internacional para la Recuperación de Aviones Histórico, también conocido como TIGHAR, por su nombre en inglés The International Group for Historic Aircraft Recovery.

“El Proyecto Earhart” puso a prueba la hipótesis de que Earhart y su copiloto, Fred Noonan, tuvieron que hacer un aterrizaje de emergencia y de que murieron en la Isla Gardner, también llamada Nikumaroro, una isla deshabitada en la República de Kiribati, en el Océano Pacífico occidental.

La expedición de búsqueda se llama “Niku VIII”, por el octavo viaje que se lleva realizado en busca de Earhart y Noonan. La primera expedición, que fue la “Niku I”, zarpó en 1989.

Earhart y Noonan desaparecieron durante un intento que hicieron de volar alrededor del mundo. El vuelo tuvo un comienzo difícilya que Earhart perdió el control de su avión, el Electra, y se estrelló sobre una pista de aterrizaje en Hawai el 20 de marzo de 1937.

Poco después de que el Electra fuera reparado, Earhart y Noonan hicieron un segundo intento de rodear el mundo, iniciando el viaje con el tramo que va de Oakland, en California,hasta Tucson, en Arizona, el 21 de mayo del mismo año. En el transcurso del mes siguiente, Earhart y Noonan viajaron a Brasil, atravesaron el Atlántico Sur y el Norte de África. Llegaron a Lae, una ciudad de Papúa Nueva Guinea el 29 de junio, por lo que se estimaque su tiempo de vuelo total desde Oakland fue de unas 161 horas.

El 2 de julio de 1937, Earhart y Noonan partieron de Lae hacia la Isla Howland, situada al norte de la línea ecuatorial, en mitad del Océano Pacífico, a unas 1700 millas náuticas (3100 kilómetros) al suroeste de Honolulú, en un el vuelo que debía haber durado 19 horas. Su llegada nunca fue registrada y poco se sabe de sus momentos finales. La desaparición de Earhart pasó a ser uno de los misterios más perdurables de la historia de la aviación.

La expedición “Niku VIII”, que navegó el año pasado en la embarcación Nai'a de 120 pies (37 metros) de eslora, partió el 08 de junio de 2015 de Fiyi, un país insular en el Océano Pacífico Sur, para una búsqueda que duró 24 días. El equipo, compuesto por 14 personas, estuvo utilizando un pequeño vehículo de control remoto para buscar en el fondo del océano, un equipo de buceo para las búsquedas submarinas poco profundas y unos detectores de metales.

El vehículo de control remoto pudo descender hasta más de 1000 pies (305 metros). Estaba equipado con potentes luces, propulsores y vídeo de alta definición en tiempo real, entre otras cosas. El 14 de junio del año pasado los investigadores creyeron haber detectado, por la cámara y el equipo de buceo, un lugar en el que el fondo de coral presentaba un estado diferente al resto. Estaba a una profundidad de unos 80 pies (24 metros) y, según su informe, los buzos planearon centrarse en esa área en los días siguientes, pero no hubo éxito. 

Otros cuatro investigadores, desde tierra firme, estuvieron buscando los restos de un posible campamento de supervivencia que pudieran haber establecido Earhart y Noonan en las playas cercanas a través, sobre todo, de unas fotografías aéreas de 1938. La labor se vio dificultada por los posibles cambios de las costas de los últimos años y por la densidad del follaje. No obstante, también se estuvo tomando fotografías aéreas nuevas desde un avión no tripulado para contar con imágenes más recientes con las que comparar, pero no hubo suerte. ¿Se intentará de nuevo este año localizar a esta singular aviadora?

Imagen| Blasting News