domingo, 15 de mayo de 2016

Extraños enterramientos neolíticos descubiertos en Egipto

Unos arqueólogos polacos descubren sepulturas únicas de 6500 años de antigüedad en Egipto

Individuo de la tumba número 11
Un grupo de arqueólogos ha detectado una serie de marcas de lesiones intencionadas, en forma de cortes en el fémur, sobre los restos óseos de unos enterramientos encontrados durante las excavaciones que este año se están realizando en el desierto occidental de Egipto. Es el primer caso conocido en el que se practica este tipo de tratamiento mortuorio en el Neolítico de esta parte de África.

El descubrimiento ha sido realizado por una expedición dirigida por el profesor Jacek Kabaciński, del Instituto de Arqueología y Etnología del PAS. El área de investigación de estos especialistas polacos, en esta zona del desierto llamada Gebel Ramlah, está cerca de la frontera sur de Egipto con Sudán, a unos 140 kilómetros al oeste de Abu Simbel. Los polacos llevan trabajando allí desde el año 2009 y han hecho descubrimientos importantes desde el principio de las excavaciones, incluyendo un inusual cementerio de recién nacidos.

En la expedición de este año han descubierto una parte adicional del cementerio y han investigado 60 nuevos entierros, pero esta vez pertenecientes a adultos. En la tumba marcada con el número 11, que contenía los restos de dos cadáveres, hay rastros de haberse practicado un daño intencionado a unos de los cuerpos en forma de cortes en el fémur.Este tipo de tratamientos era desconocido para los expertos que estudian el neolítico en el norte de África y en la Europa oriental.

En otra tumba de esta misma área, asimismo, se ha descubierto los restos de lo que pudo haber sido el precedente de una estructura funeraria. Se trata de una serie de losas de piedra alineadas en el interior de la cavidad en la que el difunto fue enterrado.

Otro hallazgo interesante, según el profesor Kabaciński, es el enterramiento de un individuo cuyo cuerpo, después de ser inhumado, fue rociado con fragmentos de cerámicas rotas, artefactos de piedra y una especie de colorante rojo. Los restos del fallecido también eran inusuales, ya que los antropólogos se han percatado de una serie de patologías en numerosos restos óseos como el excesivo crecimiento huesos femorales, las fracturas óseas y las adherencias de huesos anormales.

En la parte superior de la cabeza de uno de los individuos, los arqueólogos han encontrado un fragmento del cráneo de una gacela Dorcas con sus cuernos, que probablemente se usó como un tocado empleado durante algún ceremonial. Hallazgos similares conocidos en ciertas zonas de la Europa paleolítica y mesolítica sugieren que se trata de la tumba de una persona que llevaba a cabo ritos mágicos, posiblemente asociadas a la caza, según intuyen los investigadores.

Los proyectos de investigación en la zona de Gebel Ramlah se están llevando a cabo como parte de las actividades de la Expedición prehistórica Combinada del Instituto de Arqueología y Etnología del PAS, en colaboración con el Centro de Arqueología Mediterránea de la Universidad de Varsovia. El trabajo está siendo financiado por el Centro Nacional de la Ciencia de Polonia.

Imagen| Blasting News