miércoles, 4 de mayo de 2016

¿Quieres saber cuáles fueron algunas de las muertes más tontas de la historia?

Algunos personajes históricos tuvieron unas muertes de lo más surrealistas

Arquímedes, murió atravesado por una lanza
Enrique I de Castilla: Murió a los 13 años de edad porque recibió una pedrada mientras jugaba con sus amigos en el Palacio Episcopal de Palencia.

Arquímedes: Hay varias versiones de su muerte, pero al parecer, un soldado romano le atravesó con su espada cuando Arquímedes le dijo insistentemente que no pisara unos ‘dibujos’ que había realizado sobre la arena de la playa.

Jean Baptiste Lully: Falleció a causa de una gangrena como consecuencia de clavarse una batuta en el pie.

Alejandro I de Grecia: Mientras paseaba con su perro por los jardines del palacio real, unos monos se ensañaron con su mascota y él en un intento de defender al  animal fue mordido por los monos y contrajo la rabia.

Francis Bacon: Falleció de neumonía mientras intentaba rellenar una gallina muerta de nieve, para llevar a cabo una investigación sobre la conservación de los alimentos.

Agatocles (tirano de Siracusa): Falleció porque se atragantó con un palillo (mondadientes).

Esquilo: Un oráculo le vaticinó que moriría aplastado por una casa, por lo que decidió vivir fuera de la ciudad… Murió cuando fue golpeado por el caparazón de una tortuga que se desprendió de las garras de un águila mientras sobrevolaba su cabeza.

Maximiliano de Austria: Falleció debido a una indigestión de melones.

Carlos VIII de Francia: Murió cuando se dio contra el dintel de una puerta.

Félix Faure: Murió mientras practicaba sexo en un prostíbulo de París y tuvieron que seccionarle el pene quirúrgicamente porque la joven se quedó en shock.