miércoles, 10 de agosto de 2016

Arte en la nieve

Simon Beck es el inventor del arte en la nieve, realiza con sus raquetas maravillosos dibujos efímeros en parajes naturales logrando combinaciones de belleza única

Imagen de ‘Arte en la Nieve’ 
La creatividad es una de las capacidades fundamentales del ser humano y una de sus modalidades es la creación artística; el arte es entendido como cualquier producto realizado por el ser humano y concebido con una finalidad estética y comunicativa. Las posibilidades de la creatividad son infinitas y la capacidad de expresar a través del arte también.

A veces surgen personas excepcionales que consiguen desarrollar su creatividad utilizando sus capacidades, incluso pueden hacerlo a través de expresiones artísticas utilizadas de un modo desconocido hasta el momento. Este es el caso de Simon Beck, diplomado en ingeniería en la Universidad de Oxford devenido más tarde en cartógrafo.

En el año 2004 Beck se compró un apartamento en la estación Les Arcs en los Alpes franceses para poder realizar deportes al aire libre en la nieve. Un día, después de hacer ejercicio, se le ocurrió dibujar una estrella en el lago helado que estaba delante de su cabaña, al verlo al día siguiente desde lo alto quedó fascinado y decidió ampliar el dibujo, fue el nacimiento del Snow Art. Un arte en el que consigue aunar todas sus pasiones, la orientación ( en 1974 ganó el Campeonato de orientación británico) , la nieve y la actividad física y su amor por el aire libre.

Beck explica que en el fondo es algo que todos hacemos, ante un lienzo en blanco tendemos a dibujar, aunque sean garabatos y la nieve no deja de ser un inmenso lienzo blanco, además ¿quién, estando en la nieve, no ha dejado su huella haciendo un pequeño dibujo o grabando algún nombre o frase?

Contra lo que pueda parecer no es un arte sencillo, sus dibujos principales denotan su formación científica ya que están basados en esquemas matemáticos y en los jardines de arena japoneses, aunque también podemos encontrar paralelismos con los mandalas de arena que realizan los monjes budistas por dos de sus carácterísticas fundamentales, el mimo en su realización y su condición efímera. Las de Beck suelen ser formas fractales como la estrella de Koch, el triángulo de Sierpinski o el conjunto de Mandelbrot.

El proceso de dibujo comienza realizando la forma elegida en un ordenador, posteriormente hay que encontrar un entorno adecuado, prácticamente virgen y por tanto alejado de las zonas turísticas, hay que contar con que la climatología acompañe el tiempo que dure la realización una vez ya en el terreno, que puede oscilar entre las 12 y las 48 horas. La capacidad física es muy importante, la mayoría de los dibujos Beck los realiza en los Alpes, a alturas superiores a los 3000 metros recorriendo más de 20 o 30 kilómetros, de hecho sus dibujos pueden medir entre 1 y 4 hectareas (entre 2 y 8 canchas de fútbol).

Durante las primeras 2 horas ayudado por una brújula que le permite orientarse y contando los pasos realiza la parte más importante y delicada del dibujo, el trazado de las líneas fundamentales, muchas veces volviendo sobre ellas una y otra vez, en sus palabras "si las líneas principales están bien trazadas es mucho más fácil, luego ya sólo queda ponerse música y dejarse llevar por ella". Se trata de verdaderos rompecabezas con los que consigue una maravillosa simbiosis entre la belleza del dibujo y la del entorno que nos hacen ser mucho más conscientes de los lugares tan mágicos que nos regala la naturaleza. Beck explica que el mayor peligro que existe es el de tener un accidente por la noche y pisar el trabajo realizado o calcular mal las fuerzas y terminar extenuado.

Lo que comenzó como una mera afición ha llegado a traerle un reconocimiento internacional, de manera que es llamado por marcas mundialmente conocidas para realizar obras con fines publicitarios, también una línea de ropa interior de Nueva Zelanda, especializada en la lana merina ha creado una línea de ropa basada en sus dibujos. Otra de sus amplicaciones ha sido el arte de la playa realizando sus dibujos en la arena con la ayuda de su insepareble brújula y de un rastrillo.

Las obras de Beck pueden disfrutarse en su página web, o en su página de facebook donde ya cuenta  con 270.000 seguidores, también en el libro que reune más de 200 fotos de Edited By S-Editions.

Imagen| Flickr