sábado, 17 de septiembre de 2016

El pueblo visigodo en tierras hispanas

Los pueblos visigodos entraron en tierras imperiales romanas como foederati

La conversión de Recaredo I, de Antonio Muñoz Degrain
Los territorios romanos sufrieron las invasiones de los pueblos del norte de Europa e Hispania, como provincia romana, y por su buena situación geográfica, no se libró de incursiones como las de los vándalos, suevos y alanos.


Estos pueblos bárbaros eran conocidos, según las fuentes romanas, por tener grandes guerreros entre sus filas y ser bastante brutales. Pero no todos entraron a la fuerza, sino que podemos diferenciar casos como el de los pueblos visigodos, que entraron en tierras imperiales romanas como foederati, como una especie de aliados. Se asentaron en Hispania y, con el paso del tiempo, fueron tomando las costumbres de los hispanorromanos, aprendieron el latín y se convirtieron al cristianismo.

El reino visigodo
Recaredo I, quien ascendió al trono tras la muerte de su padre Leovigildo, en el 586, maniobró para adoptar el catolicismo como religión, lo que no dejó de reportarle una fuerte oposición entre los sectores más tradicionales de la sociedad visigótica, que adoraban el arrianismo. En el siglo V d. C., los visigodos ya eran un pueblo cuasi romanizado y pusieron la capitalidad de su reino en la ciudad de Toledo.

Imagen| Wikipedia