lunes, 19 de septiembre de 2016

Hitler, nominado al Nobel de la Paz en 1939

Fue por los Acuerdos de Múnich. Por eso se le ocurrió a E.G.C. Brandt nominar a Adolf Hitler al Premio Nobel de la Paz en 1939

A Brandt le pareció lógico nominar a Hitler al Nobel de la Paz,
a raíz de su participación en los Acuerdos de Múnich
La paz es la ausencia de conflictos, en este ámbito, de conflictos armados. En 1939, Hitler invadiría Polonia desatendiendo los consejos de Gran Bretaña y desencadenando una de las mayores masacres que ha conocido la Historia: la Segunda Guerra Mundial y el voraz odio a todo aquello que sonase a judío, oliese a judío y supiese a judío; de todo aquello susceptible de sospecha judía.

El caso es que a Brandt le pareció lógico nominar a Hitler al Nobel de la Paz a raíz de su participación en los Acuerdos de Múnich por los que Italia, Francia e Inglaterra permitieron que Alemania se embolsase legalmente los Sudetes checoslovacos sin la presencia física de su entonces propietario, el Presidente Edvard Benes.

Precisamente fueron estos acuerdos los que animaron a la Wehrmacht a quedarse con el resto de Checoslovaquia bajo la excusa de supuestos pogromos que el pueblo checo estaba cometiendo contra los alemanes de los Sudetes. Eso mismo haría meses después, a lo Skorzeny, con Polonia. El desenlace, ya se sabe, queda en las retinas de millones de observadores de extrarradio en forma de muertos, vivos y no, de los campos de concentración nazis.

Los motivos

La candidatura de Hitler se barajó como cualquier otra; también se hizo campaña. Con el mismo porcentaje de adeptos que de detractores, Gertrude Stein, escritora y judía que acostumbraba a decir «no creas que no puedes estar senil a los 22 años», parece ser la mayor defensora de la candidatura de Hitler. Entrevistada por el New York Times en 1934, Strein aseguraba que «la expulsión de los judíos» derivaría en la paz mundial. Hay quien asegura que la escritora acostumbraba a llevar el brazo en alto, pero también hay quien considera que no, que todo fue fruto de la ironía «de una mujer narcisista pero no antisemita».

Sea como fuere, Hitler estuvo rondando el Nobel de la Paz. En el apartado de nominaciones de la página web oficial de los Premios Nobel, aparece la candidatura de Adolf Hitler, «Canciller y Führer de Alemania», cuyos méritos habrían sido el ser «el líder del Partido Nacionalsocialista Alemán». Lo estuvo aunque a su sugeridor inicial le entrasen los remordimientos e intentase retirar su candidatura cuando se dio cuenta de la que se le venía encima: E.G.C. Brandt «retiró la nominación el 1 de febrero de 1939, puesto que el hombre nunca pensó que aquella «sería tomada en serio». No lo consiguió.

Por levantar ampollas o no en lo que a polémica se refiere, lo que sí se esfumó fue toda la información relativa a esta nominación cuando Hitler liberó la bestia de la guerra sobre Europa. Como si nada hubiese pasado.

Imagen| La voz del muro