viernes, 28 de octubre de 2016

Ventris, el experto descifrador de claves de la II Guerra Mundial que entendió la escritura Lineal B

Ventris pensó que su método estadístico para descifrar claves se podría aplicar a las tablas de escritura Lineal B… ¡funcionó! 
 
Michael Ventris y la escritura lineal B
Michael Georges Francis Ventris nació en 1922 en la localidad inglesa de Wheathampstead. Fue arquitecto de profesión, aunque siempre había sentido mucha curiosidad por las lenguas clásicas, especialmente por el latín y el griego.

Ventris cursó sus estudios entre Inglaterra y Suiza, aunque finalmente terminó su formación en la Stowe School (Buckinham, Inglaterra), entre los años 1935 y 1939. Poco más tarde, en 1940, inició sus estudios de arquitectura, aunque los tuvo que interrumpir como consecuencia del transcurso de la II Guerra Mundial, en la que tuvo que servir, en la Royal Air Force, como navegante de bombarderos.

No se graduaría como arquitecto, con honores, hasta 1948. Entonces, obtuvo un empleo estable y se casó con Lois Knox Niven, con la que tuvo dos hijos.

Desde sus primeros años de aprendizaje, Ventris se interesó intensamente por las lenguas y por la problemática de la interpretación de las escrituras. Tanto fue así que durante la II Guerra Mundial llegó a ser un experto en el descifrado de claves. El método que entonces se usaba en el ejército se fundamentaba, principalmente, en un análisis estadístico de los textos. El arquitecto se especializó en la aplicación de este sistema y destacó empleándolo.

Con perspicacia, Ventris pensó que este método estadístico se podría aplicar con la misma efectividad a las tablas de escritura Lineal B y así lo hizo. Solucionó la problemática de traducir una lengua desconocida, que estaba representada mediante una escritura con signos desconocidos.

No obstante, pronto se dio cuenta de que en esta labor de desciframiento iba a necesitar la ayuda de algún experto en filología, así que se puso en contacto con el profesor John Chadwick, especialista en lenguas clásicas, el cual quedó tan convencido de los argumentos de Ventris que se ofreció a colaborar inmediatamente con él.

Con esta inestimable ayuda, en 1952, el arquitecto consiguió descifrar el idioma que reflejaba el silabario Lineal B y, de este modo, abrió un nuevo campo de investigación filológica.

Cuando se publicaron sus trabajos, fueron tan concluyentes que casi que no hallaron objeciones algunas entre la comunidad de especialistas.

Aunque el primer trabajo conjunto de Ventris y Chadwick apareció, en 1953, en la revista The Journal of Hellenic Studies, el arquitecto no pudo llegar a presenciar plenamente el triunfo de su método de descifrado ya que, en 1956, a la edad de treinta y cuatro años, falleció víctima de un trágico accidente de tráfico.

Imagen| Wikipedia

No hay comentarios :