sábado, 31 de diciembre de 2016

Ciudades antiguas (II): Mesopotamia

Las características generales de las ciudades mesopotámicas: los casos de Uruk y Ur

Mapa de Mesopotamia y sus antiguos imperios
El desarrollo de las primeras civilizaciones tiene lugar en una zona conocida como Creciente Fértil, que abarca desde la península de Anatolia hasta la desembocadura de los ríos Tigris y Éufrates, incluyendo también a las tierras de Egipto. Por regla general, se trata de tierras fértiles, ligadas a ríos caudalosos, donde los pueblos antiguos se asientan y crean culturas ligadas a la agricultura y ganadería, sus actividades económicas principales.

Sin embargo, hay otros factores importantes en la formación de ciudades en estas tierras. Se trata de zonas de paso de las incipientes rutas comerciales entre Oriente y Europa, por lo que las urbes crecieron y se enriquecieron a través del comercio, tanto de los excedentes de la agricultura como de los objetos de lujo.

Por otro lado, el crecimiento de la población y el desarrollo de la mano de obra especializada en la artesanía, dio como resultado una especialización en la gestión de los recursos, surgiendo un aparato administrativo y de poder en torno a una institución: el templo. Los sacerdotes se convirtieron en los garantes del orden y en los legisladores y, además, en sus manos estaba el control político.

Para satisfacer las necesidades de esos asentamientos, cuya forma política es conocida como ciudad-estado, surgieron los impuestos que servían para financiar las obras de ingeniería, las construcciones de los templos, de los palacios y de las murallas protectoras. Asimismo, servían para mantener a los incipientes ejércitos que defendían a la ciudad de los enemigos, entre otras cosas.

El nuevo orden necesitó también de instrumentos fiables para registrar las leyes y las transacciones económicas, así como para llevar el inventario de productos. Es así como surgió la escritura, aunque en un principio de un modo más rudimentario.

Características generales de las ciudades de Mesopotamia
Como se observa, su sistema político y religioso estaba muy estratificado. Sus reyes, políticamente, son los depositarios de la voluntad del dios, del que han recibido la tierra y el cuidado de la misma, y tienen un grupo de sacerdotes que vigilan el cumplimiento de las normas.

Comienzan a aparecer los códigos de leyes en la zona de Mesopotamia y la sociedad se jerarquiza. Estos códigos de leyes, como el de Hammurabi, del 1.700 a. C., reconocen que la tierra debe ser gestionada por el rey y, por tanto, el espacio urbano también. Pero, ¿cómo eran estas ciudades?

Características de las ciudades

Las ciudades mesopotámicas, por norma general, suelen contar con una serie de características que son comunes a todas ellas. Destacan los siguientes:

- Cuentan con unas murallas, que delimitan su perímetro, y con puertas que se cierran por la noche.

- Son muy populosas y, además, estas grandes ciudades dan protección a los habitantes de todo un área completa.

- Sus edificios principales están protegidos. Se observa que están rodeados de una muralla y construidos sobre terrazas, para evitar inundaciones. Como ejemplos están el palacio y el templo.

- La necrópolis, en esta época, también se sitúa dentro del recinto amurallado.

- Por último, en lo relativo al trazado urbano, convive el esquema en retícula, reservado para la residencia del monarca, de los sacerdotes y de la zona administrativa, con el orgánico propio de las zonas de crecimiento.

Recreación artística de la ciudad de Uruk
El caso de Uruk

Sumeria era una región del oriente medio, considerada como la primera y más antigua civilización. Se encontraba establecida en la planicie que se sitúa entre los ríos Tigris y Éufrates. Durante el tiempo de los sumerios, destaca la invención de la rueda y de la escritura, dos elementos que fueron vitales para el desarrollo de la civilización.

La ciudad de Uruk, por el año 3.200 a. C., era ya un importante centro urbano. Según la opinión de muchos estudiosos, fue la primera ciudad de la historia con una administración eficaz, una religión organizada y una arquitectura pública. Su crecimiento urbano no fue más que el producto de la conurbación de dos asentamientos, en torno al río Éufrates, que se fusionaron y crearon la ciudad. La gran urbe llegó a cubrir un área de 10 hectáreas y contó con unos 50.000 habitantes.

Asimismo, entre sus características más importantes se encontraban la presencia de murallas y de grandes edificios religiosos conocidos como zigurats. En lo político, originalmente el poder estuvo en manos de los sacerdotes o de especialistas religiosos. Alrededor de estos edificios religiosos existían núcleos administrativos, talleres artesanales y casas, y todo el conjunto estaba rodeado por un amplío anillo agrícola.

Sin embargo, en el área mesopotámica, la estructura de los templos es variable y, por lo tanto, no se puede decir que el Zigurat estuviera en el centro de todas las ciudades ni que fuera la construcción religiosa por excelencia.

La ciudad de Uruk, curiosamente, como consecuencia de ser una unión de varias poblaciones, fue dividida en dos distritos. Por un lado estaba el distrito de Anu, dominado por el gran Zigurat de Anu. Y, por otro lado, se encontraba el distrito de Ennana, dominado por el templo a la diosa Inanna o Ishtar.

En los inicios de Uruk, los edificios públicos estaban levantados sobre colinas artificiales y eran visibles desde muy lejos. Sin embargo, hacia el año 3.000 a. C., el centro urbano completo fue remodelado con un diseño completamente nuevo. Así, sobre una terraza, se erigió un templo único dedicado a Ishtar.

Recreación artística de la ciudad de Ur
La ciudad de Ur

El esplendor de la ciudad de Ur se situó en torno al año 2.100 a. C., con la III Dinastía de Ur, que relevó a Uruk y Lagash en el control hegemónico de la zona de Mesopotamia. Es en este período cuando se destruyeron los anteriores edificios y se levantaron los que se pueden contemplar aun en la actualidad.

En el conjunto de la ciudad de Ur, ¿cuáles fueron los elementos que destacaron?

-El Gippar, que era un recinto sacro consagrado a Ningal y que funcionaba como residencia de la sacerdotisa y su séquito.

-La necrópolis de Ur, que era un espacio libre que había sido usado anteriormente como zona de escombros. Las tumbas de ciudadanos comunes eran unas 2.000 y las reales sólo 16.

-Por último, el templo más importante fue el de Zigurat de Ur, que fue construido hacia el 2.100 a. C., contaba con su propia muralla y fue unido al palacio por un subterráneo.

¡No te pierdas la siguiente entrada sobre el antiguo Egipto!

Bibliografía

DIEGO ESPINEL, A. Ciudades y urbanismo en el Egipto Antiguo (Ca. 3000 - 1069 a.C.). Studia historica, Historia antigua, nº 20 (2002), pp. 15-38

GUSSINYER, J. Ciudades y centros ceremoniales. Una aproximación al urbanismo de Mesoamérica. Boletín americanista, nº 55 (2005) pp. 123-148

VIT, Ilán.- Principios de urbanismo en Mesoamérica. Revista de la Universidad de México, nº 22 (2005), pp. 74-85

Vía| Ver la bibliografía
Síguenos en Facebook: antrophistoria
Imagen| Wikipedia

No hay comentarios :