jueves, 15 de diciembre de 2016

Obra y figura de la artista americana Shinique Smith

La emoción de encontrar belleza en lo cotidiano y algo más

Majesty, Shinique Smith (2012)
Shinique Smith nació el 9 de enero de 1971 en Baltimore, Maryland, aunque actualmente vive y trabaja en Brooklyn, Nueva York.Creció jugando con objetos cotidianos que encontraba alrededor de su casa en Baltimore, dibujaba rollos de papel higiénico vacíos para transformarlos en juguetes, tomaba y transformaba aquello de lo que disponía para convertirlo, según la propia Smith, “en algo especial”.Ahora, a edad madura, Shinique sigue cultivando su apreciación por los objetos encontrados transformándolos en obras de arte.

Cuando era adolescente se inició en el arte del graffiti, al que recurrirá, incluso en sus lienzos, para recordar de manera nostálgica aquella etapa de juventud. Más tarde comenzaría a asistir al Maryland Institute College of Art con una beca, donde aprendió anatomía, ensamblaje y videocreación. Su primera exposición individual fue en 2002 en la Creative Alliance en Baltimore, desde entonces hasta hoy, ha participado en numerosas exposiciones colectivas e individuales y su trabajo ha sido expuesto en grandes museos y galerías de todo el mundo.

Splendid, Shinique Smith (2013)
Entre sus últimas muestras individuales destacan en 2014 la del Museo de Bellas Artes de Boston (MFA) bajo el título “Bright Matter”, sobresaliendo pinturas como “Splendid” o “Majesty”, o más recientes en 2015 “Wonder and Rainbows” en el Centro de Frist en Nashville y en 2016 “Black Swan” en Brand New Gallery en Milán. En todas, sus obras la definen como una artista del color por el uso de pigmentos brillantes generando superficies luminosas que dominan toda la composición. Además introduce líneas y formas a través de movimientos fluidos y enérgicos influenciados por el expresionismo abstracto americano.

Shinique se ha convertido en los últimos años no sólo en una artista emergente, sino posicionada en el panorama artístico actual. Cabe ahora preguntarnos: ¿Qué es lo que hace realmente especial la obra Smith? Aparentemente consigue unir una amplia gama de inspiraciones que informan de su práctica, incluyendo la cultura del graffiti, la moda, el collage, la música y rastros de orientalismo con el empleo de la caligrafía japonesa, combinándolos a su vez con pintura, escultura o videocreación.

Asimismo, gran parte de los materiales que utiliza los encuentra en la basura de las calles, incluyendo todo tipo de elementos aleatorios como: telas, retales, prendas de vestir, plásticos, zapatos y juguetes. Reúne y comprime la historia y la vida de esos objetos uniéndolos con cuerdas, cintas o hilos,  consiguiendo piezas tridimensionales como se observa en algunas de sus famosas esculturas.

Su inspiración viene propiciada, en parte, por el propio paisaje urbano, que le permite recrearse en una belleza no dictada, no premeditada, si no en una belleza más propia del azar. Para ello, se centra en la propia naturaleza de las cosas que consumimos y desechamos fácilmente y las dota de cualidades artísticas, planteando la posibilidad de encontrar belleza en la vida cotidiana.

Vale variant, Shinique Smith (2015)
Smith es capaz de conectar emocionalmente a través de lo aparente, los propios objetos, con un aspecto esencial que subyace en todos sus trabajos, el consumismo. Estos materiales encontrados deben entenderse como un producto de la propia cultura y sociedad americana que los produce, consume y abandona. No obstante, su trabajo es mucho más profundo, reflexiona sobre otros aspectos que van más allá del exceso de una sociedad globalizada y consumista. Demuestra cómo nuestras posesiones personales pueden inspirar memorias y formar parte de nuestra identidad individual y colectiva.

Por tanto, podemos hablar de un arte que recupera la esencia no sólo de las cosas, si no que reivindica y transmite la capacidad de redimir la propia energía humana expresada a través de gestos y materiales que dan forma a la vida diaria.

Finalmente, los objetos a ojos de Shinique no parecen tener fin, más bien generan un espacio de conexión entre el arte y la vida, no se limita a mostrar una idea e impulsar una fantasía, sino que cuestiona nuestro mundo y conmueve al espectador haciéndolo vibrar emocionalmente.