domingo, 1 de enero de 2017

Ciudades antiguas (III): Egipto

Características generales de la ciudad y de la civilización egipcia

Escena de la vida en Tebas
El historiador griego Heródoto afirmaba que "Egipto es un don del Nilo". Con esta afirmación no pretendía más que afirmar que, para Egipto, este Río es dador de vida, una fuente inagotable de recursos y la principal vía de comunicación. Es más, el ritmo de sus crecidas marcó la vida de quienes habitaban en sus orillas y, por tanto, de sus ciudades.

Por lo tanto, el río Nilo proporciona una gran fertilidad a un país que está rodeado de desiertos. Asimismo, sus aguas son el camino que comunica zonas separadas por más de mil kilómetros de distancia. También es el generador del relieve y del paisaje egipcio, creando dos territorios bien diferenciados:

- El Alto Egipto, cuya ciudad más importante y que ejerce de capital durante cientos de años es Tebas.

- El Bajo Egipto, cuya capital fue Menfis, aunque en los últimos siglos tomó relevancia la ciudad de Alejandría por estar abierta al Mediterráneo.

Mapa del Antiguo Egipto
Cronología

A la hora de hacer un estudio de este tipo, hay que tener en cuenta la cronología del Antiguo Egipto y su división fundamental en tres etapas. Primero, en el Reino Antiguo (aprox. 2800-2300 a. C., para simplificar el III milenio a. C.) se levantaron las grandes pirámides de Saqqara y de Gizeh, obra de los faraones de la III y la IV dinastía, y su gran capital fue la cercana Menfis.

En segundo lugar, en el Reino Medio (aprox. 2040-1570 a. C., para simplificar primera mitad del II milenio a. C.) se vuelve a la unidad bajo una dinastía local de Tebas.

Por último, en el Imperio Nuevo (aprox. 1500-1085 a. C., para simplificar segunda mitad del II milenio a. C.) encontramos faraones con gran personalidad. Tanto es así que incluso uno de ellos, Amenofis IV-Akenatón, intentó cambiar la religión politeísta por un culto monoteísta al dios Atón. En este periodo Egipto rompe su aislamiento tradicional y mantiene una política exterior que le hace llevar sus fronteras hasta Nubia y Siria, donde choca con los imperios asiáticos. Es el periodo de construcción de los grandes templos de Luxor y Karnak en Tebas. El apogeo llega con las dinastías XVII y XVIII.

En el último milenio antes de Cristo, la historia de Egipto entra en un periodo menos brillante o de decadencia. Los pueblos invasores se suceden: asirios, persas, griegos y, por último, los romanos. El último monarca independiente será la famosa reina Cleopatra, de la dinastía ptolemaica.

Sistema sociopolítico

Egipto era una civilización politeísta en la que existía multitud de dioses locales. Los cultos de los dioses principales se fueron asociando al culto al dios de la ciudad, y terminó por imponerse el dios de la ciudad de Tebas, Amón. Creían en la vida más allá de la muerte y en la resurrección, con un juicio donde se valoraba la vida del difunto.

El faraón es el personaje central de la vida de Egipto. Su autoridad es absoluta. Bajo el faraón, encontramos un grupo de gente privilegiada perteneciente al funcionariado y a la casta sacerdotal. El grueso de la sociedad estaba compuesto por campesinos y artesanos. Estos últimos tenían un gran prestigio y sus oficios eran hereditarios. Algunos de ellos incluso tenían una alta consideración social como los joyeros, los escultores o los vidrieros. El último escalafón lo constituían los esclavos.

Recreación de un poblado egipcio
Las ciudades

Todas las ciudades estaban organizadas de una manera algo caótica, tomando como centro los edificios públicos. Las construcciones eran en su mayoría de adobe. De hecho, sólo los grandes templos y las construcciones funerarias utilizaban la piedra.

La tipología de las urbes varía y se puede hablar de:

- Las ciudades-templo, que era la zona de residencia del Faraón, aunque esta figura en sus comienzos era itinerante.

- Las ciudades residencia y mercado, que eran las más abundantes y las que peor estaban distribuidas.

- Las ciudades de artesanos, que estaban diseñadas al efecto y que mayoritariamente eran temporales.

El tamaño de las casas de estas ciudades difería según la condición social y el poder económico de cada individuo, pero las de pobres y ricos se mezclaban por todo el espacio. Era básicamente una ciudad orgánica, a excepción de la de los artesanos.

La casa egipcia estaba distribuida alrededor de un patio. A su alrededor nos encontramos los dormitorios y las habitaciones destinadas al almacenaje. No obstante, esta estructura no varía con relación a la clase social de los habitantes, diferenciándose solamente en el número y el tamaño de los habitáculos.

Algunos miembros de grandes familias tenían amplias casas en las afueras de las ciudades, al modo de las actuales urbanizaciones de alto nivel. Las villas estaban rodeadas de árboles y jardines con estanques, cocinas, talleres, establos, graneros y casas para los sirvientes.

Pirámide escalonada de Sakkara, en la necrópolis de Menfis
Menfis

Las ruinas de la ciudad se encuentran 19 km al sur de El Cairo, en la ribera occidental del Nilo, en lo que ahora es un campo de cultivo. Destaca por su necrópolis de Guizé con sus pirámides y la Esfinge.

Su crecimiento fue lineal a lo largo del río Nilo, pero su carácter de capital hizo que creciese desmesuradamente hasta que se llegaron a entremezclar las casas con los cementerios.

El dios local fue Ptah quien, según la cosmogonía menfita, edificó las ciudades. El sumo sacerdote de Ptah era el jefe supremo de los artesanos y tenía el título de "Maestro constructor".

Templo de Luxor, en la antigua Tebas
Tebas

Tebas fue la capital de Egipto durante el Medio y el Nuevo Imperio. Hoy está representada por las ruinas de Luxor y Karnak, a 2 km la una de la otra y al sur de El Cairo. Se estima que en el momento de mayor auge, durante el Imperio Nuevo, pudo albergar más de 650.000 habitantes.

Poblado de artesanos, en Deir el-Medina
Deir el Medina

Deir el Medina es un poblado de artesanos fundado por Tutmosis I. No es propiamente una ciudad, ya que carece de los elementos que la constituyen, siendo más apropiado hablar de Deir el Medina, como un barrio residencial dependiente en todo caso de Tebas.

Las casas de Deir el Medina se agrupan a lo largo de la calle principal y de un montón de callejones. El pueblo dispone de una muralla con dos puertas, aunque con el tiempo sufrió una serie de ampliaciones. Sin embargo, a partir de la XXI dinastía, el poblado se abandonó.

Las casas de este poblado se encontraban alineadas con la entrada situada hacia la calle. Todas eran rectangulares, quizá con más de un piso y habitaciones situadas unas detrás de las otras. Curiosamente, la primera habitación estaba construida a unos 40 o 50 cm por debajo del nivel de la calle, mientras que el resto de la casa estaba construida en un plano más elevado.

En las casas, la primera estancia, de unos 8 a 24 metros cuadrados, estaba pintada de blanco y dominada por un altar construido en ladrillo, al que se accedía por tres escalones. Aquí se colocaba una figura divina relacionada con la fertilidad y se quemaban granos de incienso en su honor. La habitación también estaba decorada y sobre sus muros se situaban algunas estelas pintadas, mesas de ofrendas y bustos para el culto a los ancestros.

Tras la primera dependencia, se llegaba a otra aún mayor, la más grande de la casa, que era la sala principal. Estaba construida en un plano más elevado.

Restos de edificaciones de la antigua ciudad de Amarna
Amarna

Amen-Hotep IV decidió construir una ciudad que sirviese de sede para el culto de su nuevo dios Atón, razón por la cual incluso cambió de nombre: Aj-en-Aton.

Se encuentra a medio camino entre Menfis y Tebas y tiene 16 km de largo por 13 de ancho. La ciudad está flanqueada por catorce estelas que cierran mágicamente los límites de la ciudad.

El centro del desarrollo urbanístico fueron los templos, pero también hay lugar para los palacios y los edificios administrativos. Su planificación fue una novedad dentro del sistema urbano egipcio. El eje principal de la nueva ciudad consistía en una gran avenida conocida como Camino Real, y que hace las veces de vía procesional donde se muestra el faraón, cuyo palacio está situado en un extremo de la ciudad –al Norte-, y los templos en el lado opuesto –al Sur-.

¡No te pierdas la siguiente entrada sobre el Indo!

Bibliografía

DIEGO ESPINEL, A. Ciudades y urbanismo en el Egipto Antiguo (Ca. 3000 - 1069 a.C.). Studia historica, Historia antigua, nº 20 (2002), pp. 15-38

GUSSINYER, J. Ciudades y centros ceremoniales. Una aproximación al urbanismo de Mesoamérica. Boletín americanista, nº 55 (2005) pp. 123-148

VIT, Ilán.- Principios de urbanismo en Mesoamérica. Revista de la Universidad de México, nº 22 (2005), pp. 74-85

Vía| Ver la bibliografía
Síguenos en Facebook: antrophistoria
Imágenes| Wikipedia