sábado, 25 de marzo de 2017

La relación de Hernán Cortés con la Malinche

La Malinche fue amante y traductora del conquistador Hernán Cortés

Hernán Cortés y la Malinche recreados en la serie de RTVE "Carlos, Rey Emperador"
Malinalli fue la hija de un cacique feudatario del Imperio azteca, aunque no sabemos a ciencia exacta el lugar de su nacimiento. Su condición social convertía su nombre en Malintzin y los españoles interpretaron este vocablo como Malinche, como empezaron a llamarla.

Los padres de Malinche decidieron venderla a un cacique de Tabasco, donde, según parece, aprendió la lengua maya de aquel territorio. Al poco de que Hernán Cortés llegara, el 12 de marzo de 1519, percibió como presente a veinte esclavas jóvenes. Una de ellas fue bautizada con el nombre de Marina, aunque después la llamaron Marinche.

Las esclavas  se repartieron entre los hombres de Hernán Cortés. Malinche fue asignada a Alonso Hernández Portocarrero, que tuvo que marchar a España comisionado por Cortés, en julio de 1519. A partir de ese momento, Cortés aprovechó la oportunidad, ya que su compañero estaba fuera, y Malinche pasó a ser la amante del conquistador de México. Ésta también se convirtió en su traductora, posición que al principio le resultó un poco complicada e incómoda, ya que la nativa no conocía el español, pero terminó aprendiéndolo.

Jerónimo de Aguilar y Malinche prestaron un servicio muy importante a los españoles como intérpretes, tanto de la lengua náhuatl como la de la maya. Malinche incluso se hizo consejera y portavoz de Cortés, mediando con los aztecas. Es muy importante la participación de esta mujer  incluso en las negociaciones que mantuvieron Cortés y Moctezuma II, el por aquel entonces, emperador de los aztecas.

Malinche, muy mal vista por los aztecas, influyó en la decisión de Moctezuma a la hora de someterse al monarca español, con la escusa de evitar un baño de sangre.

En 1523, la unión entre Malinche y Cortés dio su fruto y nació Martín, su primogénito, aunque fue hijo ilegítimo del conquistador.

La figura de la Malinche ha sido siempre muy criticada por los nativos que no dudaron en acusarle de traición. Al  analizar el contexto donde tuvieron lugar los hechos es muy fácil darse cuenta de que los invasores estuvieron apoyados por multitud de tribus. El astuto Hernán Cortés supo aprovechar muy bien esta situación para alcanzar sus intereses.

Imagen| RTVE

2 comentarios :

fer alonso dijo...

No sabía que tenía un hijo, gracias por la información :)

Andrés Vieco dijo...

EXcusa y no escusa!!