jueves, 9 de marzo de 2017

La salina romana de Iptuci

Cercana al municipio de Prado del Rey, en el interior del Parque Natural de los Alcornocales en Cádiz, se puede visitar la única salina interior de esta provincia en un paraje mágico que no dejará indiferente al visitante

Parque Natural de los Alcornocales y las salinas
La existencia de varios manantiales naturales de agua salada, debido a que el agua dulce fluye a través de depósitos de yeso y sales del subsuelo, ha dotado a este lugar de una salina natural. Relacionado con esta particularidad se han hallado restos de asentamientos humanos por la zona desde época neolítica, pero serán los fenicios quienes la exploten de forma sistemática desde el siglo III a.C.

La zona y explotación alcanzará su máximo desarrollo en época romana. Este importante producto de conservación, utilizada como medio de cambio hasta la aparición de la moneda, condicionará que en sus proximidades se llevara a cabo en el siglo II d.C. la fundación de la ciudad de Iptuci, Colonia Ituci Virtus Iulia, ubicada estratégicamente en la cima del Cerro de Hortales, el cual ha contemplado los posteriores usos productivos de manos de otras culturas, turdetanos y árabes, hasta nuestros días.


Agua del manantial fluyendo hacia los calentadores
En los meses de verano la rojiza tierra se cubre de un manto blanco que aporta al lugar una imagen singular. Será en estas fechas cuando tenga lugar la recogida de la sal, 300 toneladas anuales. Según la información del amable salinero, la sal se continúa produciendo artesanalmente con los mismos útiles que utilizaban los romanos: legón o rastrillo, mazo y palas para amontonar y llenar los sacos.


Cristalizadores
El agua se acumula en varias balsas llamadas calentadores situadas próximas al manantial. A continuación la salmuera pasa a los cristalizadores, por varios canales y un pequeño acueducto de época romana restaurado, donde el agua se evapora y deja la sal sobre la piedra de calcarenita, que mantiene el calor, para que se extraiga posteriormente en varias fases. En época moderna se utilizaron varios acueductos elaborados con madera que aún se pueden contemplar sobre el arroyo del Salado, al igual que el antiguo molino, ubicado en la entrada, utilizado para triturar la sal.


Acueducto de madera
Este producto totalmente natural, en sus diferentes variedades y precios, se puede obtener de forma directa en la tienda-almacén que existe junto a la salina.

Imágenes| Autor