miércoles, 8 de marzo de 2017

‘No Crossing’, una escultura de Eloy Velázquez

La escultura No Crossing del artista Eloy Velázquez nos sirve de punto de partida para reflexionar sobre la función y el valor del arte

Fragmento de la obra No Crossing
No existe una definición unívoca de arte, pero todas las definiciones que se pueden hacer tienen ciertos elementos en común. Por ejemplo, el arte es un medio de expresión con el que alguien (el artista) pretende sacar al exterior una idea, un pensamiento, un sentimiento… Es pues también un medio de comunicación, en el que uno cuenta y otro escucha. Pero la escucha en el arte, si se hace de verdad, es una escucha activa en la que de un modo u otro la idea, sentimiento o pensamiento calan en el receptor hasta transformarlo en cierta medida.

El arte es un puente entre el individuo artista y la sociedad de su tiempo, pero como objeto material también es unpuente entre distintas épocas, a través del arte podemos saber mucho de las sociedades pretéritas.

No Crossing es una escultura realizada por el artista moderno Eloy Velázquez, de modo desinteresado la ha donado al Hospital Universitario de Valdecilla para que ejerza de “anfitriona”, de modo que pacientes, familias, personal sanitario y todo aquel que por lo que sea tengan que acercarse al hospital  puedan disfrutar de ella, valorando especialmente las implicaciones positivas que el arte puede tener para la salud.

Se trata de una escultura que consta de 4 retablos y 23 esculturas de tamaño real que representan a 55 personajes. Son imágenes de personas que nos miran, con un poso de desesperanza, la de aquellos que viven desarraigados, con un futuro incierto, aquellos que han atravesado mares y desiertos huyendo de la guerra en busca de un mundo mejor que los recibe con desconfianza.

El arte es denuncia también, es imposible mirar esta escultura sin sentirte ligeramente turbado, consciente de la parte de culpa que tiene tu mirada desconfiada como espectador, dela escultura y de las noticias de un telediario que manejan a las personas como si fueran cifras o estadísticas robándoles su humanidad.

Otro fragmento de la obra No Crossing
Eloy Velázquez es doctor en Historia del Arte por la Universidad de Oviedo, cuanta también con estudios en Grabado de la Scuola Internazionale di Specializzazione Grafica “Il Bisonte” de Florencia y en el Centro Internacional de Recerca Grafica de Calella en Barcelona. “No Crossing” puede considerarse como la segunda parte de su escultura instalación titulada “Desde el Sur del Silencio” en la que ya abordaba el tema de la emigración descontrolada.

Decíamos que el arte es puente, en este caso, entre el llamado tercer mundo y el primero (no debería haber mundos numerados), entre el espectador que se ve obligado a mirar y la obra que representa a los invisibles, pero es puente también a través de la materia. La escultura está realizada sobre maderas del siglo XVIII que formaron parte del antiguo puerto de Santander y fueron redescubiertas en las obras del Centro Botín.

La madera es un elemento que ayudó a  avanzar a la humanidad, fuente de calor y de refugio, los muelles en los que trabajaron aquellos que, como estos que vemos reflejados en la madera, se vieron obligados muchas veces a emigrar a otros mundos en busca de una vida mejor que muchas veces no llegó. El arte nos muestra como a veces confluyen pasado y presente y artistas como Eloy Velázquez son un puente que saben expresar estas realidades.

No hay comentarios :