miércoles, 17 de mayo de 2017

Marcel Duchamp, ¿agitador o artista?

Como consecuencia de los terrores vividos por la I Guerra Mundial nació un nuevo movimiento artístico, el dadaísmo 
 
"L.H.O.O.Q.", de Marcel Duchamp (detalle)
Como consecuencia de los terrores vividos por la I Guerra Mundial nació un nuevo movimiento artístico, el dadaísmo, un movimiento internacional que prosperó en numerosas ciudades importantes.

Este movimiento era más un estilo de vida que una corriente artística, ya que muchos artistas se unieron a él para expresar su rabia contra lo acontecido en la guerra y contra los valores establecidos.

Los dadaístas querían acabar con la lógica e imponer el arte de lo irracional, para ello usaban tácticas escandalosas que desterraban lo viejo e implantaban lo nuevo. Éstos estaban en contra de la sociedad, del arte, la religión y de los movimientos anteriores, concretamente del futurismo, de ahí el significado de su nombre.

No sabemos con exactitud si fue el poeta Richad Huelsenbeck, junto con Hugo Ball, quienes crearon el término buscando en un diccionario alemán-francés o si por el contrario, fue Tristan Tzara quien encontró la palabra. Dadá en rumano significa, sí, sí, en francés hace referencia a un caballo de juguete y en alemán significa adiós.

Marcel Duchamp (1887-1968), se convirtió en el padre del movimiento dadá por su forma de convertir objetos cotidianos y mundanos en arte. Su obra cumbre fue fuente, en la que transformó un urinario masculino en una fuente con el simple hecho de darle la vuelta.

"L.H.O.O.Q.", de Marcel Duchamp
Otra obra cargada de irreverencia, sátira y crítica es su L.H.O.O.Q. caracteres que fonéticamente en francés suenan como “Elle a chaud au cul” que significa ella tiene el culo caliente. Cuando Duchamp oyó hablar del dadaísmo se marchó a París, allí compró una postal de la Mona Lisa de Da Vinci y le pintó un bigote y una perilla, no sabemos si esto aludía a la supuesta homosexualidad de Leonardo o a su gusto por el travestismo. Estaba en contra de reverenciar al artista de esa forma por eso le garabateó la cara.

El gusto por el travestismo apareció en 1920, cuando actuó bajo el pseudónimo de Rrose Sélavy en una de sus obras. Se trata de un juego de palabras “Eros c’est la vie” que quiere decir que el amor es la vida. Cogió un bote de perfume vacio y fue al estudio de Man Ray para hacerse una foto que colocó en el envase. Debajo de Rrose Sélavy puso un nombre inventado “belle haleine” (bello aliento) y en la parte inferior se leía “Eau de voilette” que significa agua de velo. Esta obra lo que parece una alusión sobre su sexualidad. Esta obra es una crítica al materialismo de la sociedad, a la vanidad, al arte, etc.

Bibliografía

GOMPERTZ, W., ¿Qué estás mirando? 150 años de arte moderno en un abrir y cerrar de ojos. Madrid, Editorial Taurus, 2013.

Vía| Ver bibliografía
Imagen| La Guía 2000

No hay comentarios :