miércoles, 21 de junio de 2017

El apreciado papel de Samarkanda

El papel elaborado en Samarkanda existió hasta mediados del siglo XIX

Elaboración del papel de Samarkanda
Muchos nombres caracterizan a esta ciudad de Ubekiztan. La llaman “el Edén del Oriente antiguo”, “la perla preciosa del mundo musulmán” o “la Roma del Oriente”. Y allí está una de las más antiguas fábricas de papel del mundo.

El papel elaborado en Samarkanda existió hasta mediados del siglo XIX y era muy popular, puesto que era cómodo para escribir, no absorbía mucha tinta y era de muy buena calidad.

El papel lo hacían con algodón, seda y corteza de morera, esta última es el secreto principal del papel de Samarkanda, y por esa razón era un importante producto de exportación. Al crecer la morera en todo el territorio, el papel era sedoso y tenía color marrón claro.

Así como la producción del papel de Samarkanda apareció por la guerra, luego desapareció por lo mismo, porque las guerras entre Bujara y Samarkanda debilitaron la región. Así, se perdieron secretos de su fabricación. No obstante, gracias a los esfuerzos de los modernos maestros, en la segunda mitad del siglo XX recuperaron las antiguas tecnologías.

Proceso de elaboración del papel de Samarkanda
¿Cómo se hacía el papel en Samarkanda?

El taller de producción de papel existe a diez kilómetros de la moderna ciudad de Samarkanda, y utiliza la misma materia prima y la misma tecnología que hace mil años. Así es como hacían el papel los antiguos maestros de Samarkanda:

Cuando llegan los días de frío, el maestro corta las varillas finas de la morera, les quita la capa superior de la corteza y separa de ella la suave capa porosa de cambium, que luego se hierve y se seca, formando una masa fibrosa.

 Primero la masa se tritura con palos de madera. Luego se mete en el agua, se recoge con el bastidor, se deja escurrir al agua y se hacen las hojas, que luego se secan en el sol.

Entonces el  mukrakash (pulidor) pone las hojas sobre una losa de mármol y empieza a pulirlas cuidadosamente con la concha de mar, logrando la suavidad y sedosidad que hace siglos dieron fama a los maestros que hacían el papel de Samarkanda.

Imágenes| Avantour

No hay comentarios :