miércoles, 30 de agosto de 2017

Estudian los niveles de plomo en el agua que consumían los romanos

El agua, en Roma, primero fue distribuida a través de tubos de terracota o de madera y luego de plomo

Tuberías romanas en el puerto de Ostia
En tiempos de la antigua Roma, la tubería de agua o fistula aquaria, en latín, era el conducto, de diversos materiales, que se usaba en la red de abastecimiento de agua potable en las ciudades. Estos tubos solían llevar el fluido elemento desde los embalses, las cisternas o los acueductos hasta los edificios públicos, tales como las termas, las fuentes o, en ciertos casos, las casas de las familias más poderosas o las construcciones militares, como la fortaleza legionaria romana de Chester (Britania) de mitad del siglo III d.C.

Se ha analizado y datado los núcleos de sedimentos de más de 170 sitios

En este sentido, según un informe de Phys.org, un equipo de científicos, dirigido por Hugo Delile, del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia, ha analizado y datado los núcleos de sedimentos de más de 170 sitios, en los puertos de Ostia y Portus, con el fin de hallar la cantidad de plomo que se encontraba en el sistema de agua en los tiempos de la antigua Roma. 

Según los análisis, el agua llevada a Roma a través de los acueductos, primero fue distribuida a través de tubos de terracota o de madera. Sin embargo, se comprueba que los niveles de plomo que se encuentran en los sedimentos aumentaron entre los años 200 a.C. y 250 d.C. Esto indica que las tuberías de plomo se usaron probablemente durante este período que, por tanto, comienza unos 150 años antes de lo que se había pensado anteriormente.

Los niveles de plomo disminuyeron durante el período Imperial

El estudio también sugiere que los niveles de plomo disminuyeron durante el período Imperial, tal vez porque el sistema extensivo de plomería no se mantuvo durante las guerras civiles. 

La importancia de las fístulas es la presencia en ellas de un sello o una inscripción con un nombre o un patronímico, que proporciona información básica sobre su fabricante y propietario, aunque a veces aparece el propio emperador reinante como la autoridad suprema. Según algunos estudiosos, lo que se muestra es el nombre del comprador, pero según otros se trata del nombre del fabricante de las tuberías del edificio en cuestión. Las inscripciones se hacían con plomo fundido sobre la superficie de la fístula, dejando impresa la marca del fabricante con las letras en relieve.

En muchos casos, para concluir, sirve para identificar el número de miembros de las villas romanas, como la Villa de los Quintili, en la Vía Apia, cuyas fístulas llevan el nombre de los hermanos Quintilii sobreimpreso.

Vía| Phys
Imagen| Wikimedia

No hay comentarios :